JUAN PABLO LÓPEZ MENDÍA 1996 – …

Dicen que la misión es dura, complicada, que hay que tener valor… no lo creo. No tengo ninguna cualidad especial, no tengo un don del Espíritu diferente a otros. No hago ningún esfuerzo especial para estar aquí. No me falta de nada. Me sobra casi todo. Y tengo un montón de gente maravillosa a mi alrededor que me ayuda a vivir la misión y la fe cada día.

Misionero Juan Pablo 02Doy gracias al Señor por esta etapa de mi vida que estoy viviendo por aquí. Sé que es un punto muy reducido del mundo, pero aquí he caído. Y como Dios está, diré que cada día me levanto maravillado de cómo van caminando las comunidades y las gentes de nuestros pueblos. Sigo sin comprender, y no quiero hacer esfuerzos por comprender, por qué una comunidad crece, por qué otra se para, por qué otra no ha empezado durante muchos años y ahora corre… Y rezo porque es Dios el que lo hace todo. El tiene sus tiempos. Me acuerdo siempre de la genealogía de Jesús.

Misionero Juan Pablo 03La misión aquí, en Africa, pide mucho tiempo de silencio antes de actuar. Es un momento largo, privilegiado, para ver, contemplar, analizar, intentar comprender el por qué de la vida de estas gentes, de sus costumbres, de su fe, de su alegría… Suelo decir que son casi cuatro años de silencio hasta que la lengua se desata y empiezan a salir las frases en las lenguas de por aquí.

Misionero Juan Pablo 04He descubierto la importancia del envío realizado por Jesús de anunciar la Buena Noticia hasta los confines del mundo. Ciertamente aquí no está el fin del mundo, pero sí estamos en tierra de primerísima evangelización, pues el 97% de la población no conoce a Jesucristo (porcentaje entre los baribas; 99,9% entre los peuls). Y me quema el corazón que esto sea así. Es el regalo de la fe, que yo he recibido en mi familia, colegio, parroquia, seminario y parroquias en las que he vivido como sacerdote, y que no puedo dejar en mi interior. Y no deja de sonar en mi interior la sucesión de frases que dice San Pablo en la carta a los Romanos (10, 14-15): cómo van a creer si no lo han oído, y como lo van a oír, si no hay quien proclame, y como lo van a proclamar sin enviados. Yo me siento al 100% enviado por la diócesis y por mucha gente que no se atreve a venir por aquí, o que no va a venir simplemente, y que está feliz de que yo esté por aquí. Así que me siento enviado por ellos y por supuesto por la diócesis. Intento, por tanto, anunciar un poco el evangelio para que sea más conocido, y así estas buenas gentes puedan vivir en amistad con Jesucristo.

Puede salir de vez en cuando el pensamiento de si estoy haciendo lo que hay que hacer, si lo que llevo a cabo es lo que Dios quiere, si escucho al Espíritu… Reconozco que la oración me falta, ¡menos mal que hay mucha gente rezando por nosotros!, que a veces sigo mis ideas y pensamientos… Pero sé que en medio de todo esto Dios está y es Él quien guía. Así que a menudo le digo que Él sabrá lo que está haciendo a través de nuestras pequeñas manos. El está y no lo dudo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La misión es un trabajo en equipo. Los compañeros, los primeros, cada uno con nuestra visión y nuestra sabiduría; los catequistas con su entrega generosa y gratuita a la obra de Dios. Yo soy un pequeño actor en medio de todo este tinglado en el que, lo vuelvo a repetir, la clave es el Espíritu de Dios que va haciendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: