Marzo 2017

El miércoles, día 1 de Marzo, Rafael fue a Bembereké como de costumbre y Juan Pablo fue a Sinandé a la reunión de catequistas y presidentes de la nueva parroquia. Una vez allí aprovechó para saludar al alcalde y a las Dominicas de la Anunciata.

Por la tarde, celebramos en todas las comunidades el Miércoles de Ceniza, como comienzo de la Cuaresma. Como es habitual, nos impusimos las cenizas y repartimos los sobres para que cada familia ofrezca a Cáritas la cantidad de dinero que desee y que será fruto del esfuerzo que supone la Cuaresma.

El jueves, día 2, fue la reunión con dos representantes de cada una de las cooperativas de mujeres repartidas por toda la Comuna. Cada una de las tres Asociaciones constituidas tiene como instancias de decisión a la Asamblea General y al Equipo Directivo.

20170302_104309

20170302_113504

Y el domingo 5, falleció la madre de Bernard, nuestro catequista de Fô-Bouré. La misa y el entierro fue por la mañana. Después Rafael continuó a Sakarú (dónde ya habían empezado la celebración) y a Nareru-Buko. Juan Pablo estuvo en Siki, en Moosi y al llegar a Gorobaani se encontró con que ya habían prácticamente terminado la celebración del domingo.

Ya por la tarde, recibimos varias visitas y visitamos a otros tantos por Fô-Bouré.

20170304_174311

20170304_182457

El lunes 6, Juan Pablo fue de nuevo a Paraku para reparar uno de los coches, y es que las «carreteras» que tenemos se han convertido en intransitables.

Pasó la noche en casa de las religiosas de la Madre del Divino Pastor. Al día siguiente, fue al retiro del tiempo de Cuaresma en N’Dali. Allí se reunieron todos las religiosas y sacerdotes dirigidos por el Padre Edgar. La misa, la presidió el nuevo sacerdote de nuestra diócesis, de la Sociedad de Misiones Africanas, Ángel Espuela, que se incorpora a la parroquia de Buka, junto a Jesús Trocóniz.

El miércoles 8, Rafael tuvo que transportar el cadáver de una chica de nuestra parroquia que murió de camino mientras le llevaban al hospital de Bembereké. Parece ser que su muerte es consecuencia de unas visitas a un curandero que vive a unos 60 kilómetros de nuestra casa. Tras la misa al atardecer con cuerpo presente, esperamos la llegada de la policía para que hiciera un atestado, junto al enfermero de Siki.

El jueves, nos tocó de nuevo empezar a sensibilizar a unos y a otros, para que no empezara de nuevo a revivirse en Siki el tema de la brujería que tanto dolor ha traído los tres años atrás. Por eso mismo, el viernes, Juan Pablo fue a la Policía a Sinendé para hacer una declaración sobre lo ocurrido.

El sábado 11, recibimos la visita del Presidente de la Parroquia de Ina, que quería conocer las acciones de desarrollo que llevamos a cabo en nuestra parroquia, con el fin de informar a la Cáritas Nacional.

Y el domingo 12, celebramos las seis misas correspondientes, y, a continuación, Juan Pablo siguió camino hacia Bembereké para saludar a Alejandro que acababa de perder a un hermano mayor. Rafael, por la noche, estuvo en Siki para reunirse con los jóvenes y elegir los nuevos responsables parroquiales.

El lunes 13, mientras Juan Pablo intentaba encontrar algunas partidas de nacimiento en la alcaldía de Bembereké, Rafael recogía en Gamagui a un joven gandó y en Siki, a otro joven, que son los que éste año van a prepararse como catequistas en el centro de formación que está al norte del país y en el que permanecerán durante 8 meses. Una tercera joven, se unirá a esos dos, al final de la semana.

Juan Pablo, celebró el lunes la misa en las monjas dominicas de Bembereké para despedirse de Sor Marlyse, que también cambia de destino: Va a Costa de Marfil.

En Fô-Bouré se dedican a fabricar el kuli kuli.

El martes, recibimos la visita de nuestro obispo, Monseñor Martin. Vino a charlar con cada uno de nosotros sobre el futuro de la parroquia y compartió la comida. Tenemos que felicitarle porque llegar hasta Fô-Bouré estos días es un auténtico peligro tal como está la carretera. Monseñor saludó al rey de Fô-Bouré antes de volver hacia N’Dali.

El jueves 16, Rafael fue a la parroquia vecina de Tobré para charlar con el párroco sobre la próxima visita que harán nuestros jóvenes en la semana de Pascua. En la parroquia hemos comenzado las celebraciones penitenciales de éste tiempo de Cuaresma. Ya por la tarde, Rafael asistió a la inauguración del nuevo almacén de cereal que ha sido realizado por la Cooperación suiza a las mujeres de Fô-Bouré.

El nuevo Hospital de Día de las monjas va tomando forma.

El viernes, ya por la noche, Rafael continuó con sus reuniones de jóvenes de Fô-Bouré y Siki en éste último pueblo.

El sábado 18, vino a la parroquia el Padre Vianney, joven sacerdote de nuestra diócesis a pasar el fin de semana con nosotros y a charlar con Juan Pablo para ver cómo puede poner en marcha la Caritas diocesana. Celebró, y confesó, en la misa de Seeru ese mismo sábado, y presidió la misa parroquial del domingo en Fô-Bouré.

El lunes 21, tuvimos el Consejo Parroquial. Los jóvenes de la parroquia cambiaron de presidente y ahora es Sabi Benjamin quien les representa en el Consejo. Sor Felicité también estuvo presente en nombre de las monjas. Cada uno fue aportando su visión sobre el funcionamiento de las comunidades. Se insistió en la buena elección de los que se vayan a bautizar en Pascua y la importancia de bien elegir los padrinos que podrán ayudar a los nuevos bautizados a bien seguir a Cristo. El tema del curandero de la región vecina de Wassa Maro sigue constituyendo un problema para la gente, y el consejo nos invitó a los sacerdotes a intentar explicar de nuevo la situación y los riesgos que dicho curandero puede ocasionar si se va a visitarle.

El miércoles, Rafael fue a Bembereké y Juan Pablo a Paraku. Allí estuvo con el Prefecto del Borgou (equivalente a un presidente de una Comunidad Autónoma) para presentarle las nuevas asociaciones que queremos constituir: Nim Buram, para el agua; Yam Deeraru, para los campos solares; y A n kperun tim kî, para las cooperativas de mujeres. También en Paraku intentamos registrar los terrenos y parcelas que tenemos en cada pueblo de la parroquia, pero nos dijeron que han cambiado el procedimiento y que ahora hay que presentar otra documentación. Y, creemos que por fin, conseguimos arreglar el aire acondicionado de uno de los coches.

El miércoles y el jueves, cayeron las pequeñas lluvias que harán que los mangos engorden y empecemos a comerlos. Estas lluvias, aunque muy pequeñas, harán también que las pistas que circulamos todos los días mejoren un poco, disminuyendo los montones de arena que tenemos que atravesar cada día. Rafael, por su parte, sigue recorriendo los posibles caminos para poder hacer la marcha en bici con los jóvenes en la próxima semana de Pascua.

Durante la semana, se han ido acercando los bautizados que quieren celebrar el sacramento del matrimonio. El sábado 25, con ocasión del final de funerales de la madre de nuestro catequista Bernard, recibimos varias visitas en casa de los trabajadores de la alcaldía de Sinendé, y entre ellos, nos saludaron el antiguo y el actual alcalde.

El domingo, las misas habituales, sin novedad y presentando los que se bautizarán en los próximos días de Pascua, y ya por la tarde, Juan Pablo se fue a Bembereké para disminuir el trayecto que el lunes le llevará hasta Gogunu para formar a los catequistas.

A %d blogueros les gusta esto: