Abril 2017

El sábado 1 de abril, Juan Pablo ya estaba en casa, y Rafael fue a la parroquia de Biró con los responsables de los monaguillos de nuestra parroquia y de la de Sinandé. A Fô-Buré llegaron los gendarmes de Sinandé, que a partir de ahora tendrán su cuartel en nuestro pueblo. De momento se instalarán provisionalmente en la antigua maternidad y después construirán su cuartel antes de la colina de la entrada.

El domingo 2 de abril, celebramos las misas correspondientes e intentamos seguir aquilatando los que se bautizarán ésta próxima Pascua. Ya por la tarde, Juan Pablo se fue hasta la lejana Kalalé (140 kilómetros, tres horas de viaje) para saludar a los sacerdotes de allí.

Juan Pablo comenzó la semana del 3 de abril en Kalalé, donde fue a saludar a los sacerdotes Saturnino y Johnson y al joven seminarista que está con ellos. Les agradeció todo lo compartido en tantos años de misión, especialmente a Satur, modelo de misionero enamorado de sus fieles y de la cultura. Allí, en Kalalé, recorrió con Satur toda su granja: gallinas, capones, conejos, cabras, ovejas, vacas y piscifactoría.

De Kalalé fue a comer a Buka, para saludar a Jesús Troconiz y a Ángel. Como siempre la acogida fue formidable y la comida buenísima. Y es que Jesús nos ha cuidado «y salvado» un montón de veces con su acogida, especialmente en los tiempos de Niki y Parakou. Ya al final de la tarde, Juan Pablo cenó en Bembereké.

El martes, tuvo lugar en casa de las monjas una nueva misión médica con los psiquiatras que nos visitan dos veces cada año. Visitaron a 136 enfermos, algunos de ellos graves. Juan Pablo de vuelta de Bembereké visitó las obras de las nuevas capillas en Moosi y Tumé y la ampliación de Seeru.

El miércoles, Rafael hizo su tradicional vuelta a Bembereké. Y ya por la tarde, los dos, estuvieron confesando en Siki. Por la noche, cayó la buena lluvia que esperábamos desde hace días.

El jueves 6, vino Léonard Goragui, sacerdote de Paraku, para preparar, durante tres días, a los 128 adultos que recibirán el bautismo en Pascua, y a los 9 que harán su primera comunión. A todas éstas celebraciones se añadirán 10 matrimonios.

El sábado, 50 jóvenes venidos de varias comunidades trabajaron a fondo para hormigonar el techo del nuevo hospital de día de las monjas de Fô-Bouré.

Y el domingo de Ramos, Léonard celebró la procesión y la misa en Fô-Buré, Rafael en Siki, Kokabo y Tumé, y Juan Pablo en Seerou y Sonka.

El lunes día 10 de abril, tuvimos la reunión de catequistas y presidentes. Asistieron de todos los pueblos excepto los de la comunidad de Tumé. La reunión estuvo animada y con mucha participación de unos y de otros. Poco a poco, también fueron viniendo para sus vacaciones de Semana Santa nuestros tres seminaristas.

El martes 11, fuimos a la parroquia vecina de Sinendé para vivir allí, junto con nuestro obispo, con los compañeros sacerdotes, y con las religiosas y los fieles de allí, la Misa Crismal. Antest de la misa tuvimos la acostumbrada reunión del presbiterio diocesano. Una vez finalizada la misa, comimos juntos, antes de volver cada uno a su parroquia respectiva.

El Jueves Santo, Rafael celebró los oficios en Sonka y en Fô-Buré, y Juan Pabo estuvo en Seeru y en Siki. Por el momento, sigue siendo difícil que los parroquianos se reunan para éstas celebraciones a las que no están muy habituados y menos a las 4 de la tarde.

El Viernes Santo, a las 12 del mediodía, esperamos la salida de los jóvenes del instituto y de la escuela para realizar el Vía Crucis. Ya por la tarde, tuvimos los oficios de la muerte del Señor (Rafael en Tumé y Nareru y Juan Pablo en Gorobaani y en Wari).

La mañana del sábado 15, la aprovechamos para preparar los textos de la celebración de la tarde y Juan Pablo estuvo también ordenando y revisando todo lo que tenía en el despacho. Y a las siete de la tarde, comenzaron la primera de las dos Vigilias Pascuales que cada uno de ellos íba a celebrar ésa noche. Rafael en Kokabo y Siki, y Juan Pablo en Sakaru y Fô-Bouré. Entre la Vigilia Pascual, el Domingo de Resurrección y el segundo Domingo de Pascua, bautizaremos a 129 adultos, 10 matrimonios y 9 Primeras Comuniones. Y entre los nuevos bautizados, tenemos la gran alegría de bautizar a 4 adultos de la etnia Peul, en Siki.

El domingo celebramos la Resurrección del Señor en Moosi y en Wari (Rafael) y en Nareru y Tumé (Juan Pablo). Por cierto que tanto en Moosi como en Tumé, lo hicimos en las nuevas iglesias que hemos terminado de construir para remplazar a las anteriores en las que ya no cabían los fieles.

A %d blogueros les gusta esto: