Noviembre 2011

Volvemos a nuestra sección del “Objetivo discreto”,sección donde narramos semana a semana la vida de la misión, nuestro fin es haceros partícipes de lo que en ese “terruño” se vive.  El día a día con sus actividades cotidianas pueden resultar monótono, pero  casi todos los días la vida depara sorpresas: unas alegres y otras tristes que dan a los días el ser diferentes uno de otro y no todos los días se encuentran o cruzan en su camino con las mismas personas ni con sus inquietudes y preocupaciones semejantes.

Abrimos nuestros ojos a la misión y lo hacemos con discreción y con la ilusión de ilusionar y seguir ilusionándonos

Lunes 7 de noviembre 

Juan Pablo desciende hacia Cotonou, en la caja del coche lleva un grupo generador para su arreglo. El viaje a la capital, la reparación del motor, las compras, gestiones diversas y visitas llenaran cuatro largos días en la infernal capital hasta la llegada de Luis Ángel de regreso de sus vacaciones.

Mientras Rafael sigue estoicamente con el estudio del bariba, aunque en esta nueva etapa ha rebajado los días al estudio serio de la lengua de los batonu.

 Martes 8 de noviembre

Juan Pablo en Cotonuo, Rafael en Bembereke a su estudio y Luis Ángel ultimando sus últimos días de vacaciones y aprovechando a llevar la misión a las parroquias de la diócesis riojana, hoy charla en la Parroquia de Santa Teresita de Logroño comentando la construcción de la Iglesia de Sonka que esta parroquia logroñesa a sufragado.

Dos médicos de Fhans terminan su estancia en Fô Bouré, su presencia viene motiva como revisión y asesoramiento del centro nutricional de las religiosas de Fô Bouré.

Rafael regresa a la tarde de sus estudios a casa, no coincide ya con los médicos y después de comer sale hacia Natitingou.

 Miércoles 9 de noviembre

Parece ser que varias  piezas del motor-generador necesarias para su reparación no las hay en el Benin. Este hecho da indicios que la reparación se alargará, ¡paciencia!.

Rafael asiste en Natitingou a la inauguración del Hospital de Santa Bakita invitado por las religiosas panameñas que se hacen cargo de este complejo hospitalario sufragado por una religión italiana y donado al obispado de Natitingou para su gestión y servicio.

Jueves 10 de noviembre

De madrugada Luis Ángel se dispone para el viaje de regreso a la misión, no lo  hace solo, le acompañan sus padres Bibiana y Ventura que se sumarán al equipo misionero durante un mes, después de varios años intentando convencer al  patriarca de la familia a esta “a-ventura”. A las cuatro de la mañana comienza el viaje: Logroño –Bilbao (en coche),  7,10 de la mañana: Bilbao – Paris (en avión) y 13,45 h Paris- Cotonou (en avión), sin incidentes ni contratiempos son acogidos por Juan Pablo que les llevará a cenar y descansar para reponer fuerzas para el viaje  hasta la misión del día siguiente.

Rafael sigue en Natitingou y aprovecha las recientes instalaciones hospitalarias para hacerse análisis. Está como un roble (sin ninguna segunda intención).

Viernes 11 de noviembre

Luis Ángel con sus padre comienza el camino de ascenso a la misión. A pesar de estrenar coche el trayecto no deja de ser fatigante. Las obras, los accidentes, los transeúntes y peatones ponen a prueba la atención y la pericia del chofer, una pequeña parada para refrescarse en Dassa y una segunda en Parakou para comer en casa de las Hermanas de la Divina Pastora y hacer los seguros del coche antes de llegar a la misión. Jean Paul les esperaba impasible sentado en su piedra a la entrada de sus dominios: el comedor y la cocina. Poco a poco los vecinos vienen a saludar y ya a la noche antes de la cena los niños del Madeb saludan a los recién llegados.

Juan Pablo seguirá pasando el tiempo por Cotonou a la espera de las piezas y de la reparación del grupo generador y aprovechará para recoger a Sor Dominica, religiosa de la Anunciata de Sinendé, de su vuelta de vacaciones.

Rafael vuelve de Natitingou una vez pasados los faustos de la inauguración del hospital. Irá esa misma tarde a Sinendé a celebrar la Eucaristía en la casa de las religiosas de la Anunciata. Terminada la eucaristía se acercó a Ñaro para estar con los jóvenes.

Rafael se reencuentra con su compañero y da la bienvenida a los padres de este y al jugoso paquete que su madre y hermanos le envían.

 Sábado 12 de noviembre

La noche con su descanso cundió a los recién llegados. Mañana de instalación en la misión, paseo por Fô Bouré y  saludos del vecindario.

Luis Ángel con Rafael va poniéndose al día de la misión.

Juan Pablo sigue en Cotonou y las piezas parece que llegan hoy.

A la tarde Luis Ángel y sus padres salen para Sekeré para la celebración de la Eucaristía, poquita gente, pero muchos saludos y bienvenidas. Rafael por su parte va a Gurupkero, también para la celebración de la Eucaristía.

El día tranquilo y los nuevos huéspedes habituándose al calor y al ritmo de la misión.

Cena y visitas de bienvenida.

Domingo 13 de noviembre

Rafael celebra en Bukuro, Kosia y Ñaro. Luis Ángel y sus padre se quedan a la celebración en Fô Bouré para presentarlos. Después de la celebración el grupo de mujeres y el grupo de jóvenes les dan la bienvenida con cantos y danzas ya casi en el coche para salir a la segunda celebración en el pueblo de Sakarú los viejos de la comunidad se acercaron también, más modestamente, para dar la bienvenida.

En Sakarú después de la celebración la consabida presentación. Saludos y reparto de globos para los más pequeños y un paseo por el pueblo para visita a la “mujer de Luis Ángel” una simpática abuela con la que echa muchos días una chaparrada en la que ellos solos se entienden.

Hora de comer a la que se suma Alejandro, misionero asturiano en la misión vecina de Bembereke. Tertulia larga engañando al calor; después de esta Alejandro se despide para regresar a casa.

Al rato de la partida de Alejandro Sor Agnes de Sinendé  llega a la misión para esperar a Sor Dominica que llega esa tarde-noche con Juan Pablo. A Sor Agnes le acompaña su hermano mayor, un sacerdote con misión en el país vecino de Burkina Faso, se quedan a cenar en espera de los viajeros.

Con la llegada de Juan Pablo y Sor Dominica saludos y trasbordo de maletas de uno a otro coche.

Cada uno siente en su cuerpo el cansancio del día y en su cabeza ya corren los quehaceres de mañana y la expectación de un nuevo día y una nueva semana en la misión de Fô Bouré.

Lunes 14 de noviembre

Juan Pablo sale para Gougounou. Durante tres días impartirá un curso de formación a un grupo de jóvenes, futuros catequistas, en el centro de Formación Interdiocesano de Catequistas.

Rafael como todos los lunes va a Bembereke para el estudio de la lengua.

Luis Ángel queda en casa con sus padres. La colada, y el preparar el semillero es el entretenimiento de la mañana de Ventu y Bibi.

A media mañana una visita: el delegado de Siki con una pequeña delegación. Viene para saludar y agradecer el trabajo de la misión. Dejan como presente una gallina.

A la tarde trabajo en casa, paseo y Eucaristía.

Sor Felicité, la nueva superiora de la comunidad de Fô Bouré, se presenta a Luis Ángel.

Cena y visitas.

Martes 15 de noviembre

Eucaristía celebrada por Luis Ángel a la mañana en casa y día de trabajo en el despacho, interrumpido a media mañana por una delegación de Mensajeros de la Paz. Vienen a Fò Bouré a dejar material para las religiosas del centro nutricional: juegos para los niños y material didáctico para la escuela de maternal de las hermanas de Sinendé y juegos para la misión. Sara, una canaria, es la que está al frente de la delegación y responsable del montaje de los juegos.

Rafael llega en plena faena de distribución del material.

Comida y después de terminar el montaje de juguetes en casa de la religiosas de Fô Bouré. Luis Ángel, sus padres y Sara van a Sinandé para la entrega el material.

Rafael iría a Yara para la Eucaristía y a Kparo para la catequesis.

Reencuentro en casa a la noche, cena, tertulia y hasta mañana.

Miércoles 16 de noviembre

Luis Ángel misa en casa.

Después del desayuno Sara y la delegación de Mensajeros de la Paz salen de regreso a Cotonou.

Mañana de trabajo. Rafael prepara la reunión de jóvenes para la noche y Luis Ángel continua con los deberes del verano haciendo un video para los cincuenta años de las misiones diocesanas. Nos preguntamos si le dará tiempo a terminarlo antes de que sus padres se vayan.

Ventu y Bibi siguen con sus labores: la huerta con su semillero y las limpiezas.

Comida, siesta y carretera y manta. La familia a Seeru y Sonka con Bebeto catequista de Fô Bouré: presentaciones y la catequesis. Rafael por su parte va a  Wari y Dia dia.

Juan Pablo viene a media tarde de Gougounou.

Rafael después de la cena tiene la reunión con los jóvenes, los demás a la tertulia.

Un día más

Jueves 17 de noviembre

La celebración de la Eucaristía por la tarde da un poco de tregua a la mañana, que se pasará en trabajos propios de despacho y puesta en punto de los motores generadores y el trabajo en la huerta y por la casa.


Hora de comer seguida de un pequeño descanso y partida para los pueblos. Es Luis Ángel que sale con su padres hacia Guesubaani para la celebración de la Eucaristía.

Rafael y Juan Pablo harán lo propio en Fô Bouré y acogerán a los catequistas que irán a Cotonou para la venida del Papa Benedicto XVI.

Después de cenar poco tiempo de asueto, ya que la mañana siguiente espera un viaje largo a la capital.

Viernes 18 de noviembre.

A las siete memos cuarto de la mañana salen los peregrinos hacia Cotonou, un catequista por cada comunidad,  una animadora, Rafael, Juan Pablo y Jean Huedes.  Viaje pesado pero con alegría, a pesar de romper un amortiguador al coche y la luna de una china. Primera parada en Parakou allí se juntaron con los peregrinos de la Parroquia de Bembereke e hicieron juntos la oración. Continuaron su camino hasta Dassa con otra pequeña parada y la última antes de llegara Cotonou en Bohicon para comer. En Cotonou se instalaron en el Centro de Acogida de Mensajeros de la Paz, un poco de descanso y tiempo para ver, para muchos de ellos, por primera vez el mar. Regreso al centro y descanso después de un lago y penoso viaje.

Ventura y Bibiana siguen con las tareas que se han asignado para estos días. A media mañana van a visitar  a las hermanas justo hasta la hora de comer.

El calor es fuerte y  el sopor de la comida llama a la siesta o al descanso hasta que el sol empieza a esconderse y permite a los visitantes un paseo por el pueblo visitando a sus gentes.

Sin darse cuenta llega la hora de cenar y después de esta Luis Ángel deja a sus padres de custodios de la misión, él irá al campamento de Dougagoungou a hacer la oración y reencontrarse con toda la tropa: Isa, Marilo, Dama, Agnes, Abel, Anna, Cena, Monique, Madelene….

Sábado 19 de noviembre

A las 7 de la mañana tocan diana en Centro de Acogida. Mucha expectación ante la venida del Papa Benedicto XVI y la exploración de la capital son muchas emociones para este gente: buena gente, catequistas, agricultores con pocos recursos y en medio de un medio tan distinto al que viven.

Por la mañana un acto en el Centro de Mensajeros presidido por el Padre Ángel, donde los niños abandonados y huérfanos le ofrecieron su agradecimiento por el centro que su organización ha puesto a su disposición y al final del acto unas palabras del Padre Ángel a los catequistas acogidos es estos días en su centro.

Tarde de paseo y celebración de preparación para el encuentro del día siguiente: confesiones e Eucaristía en la parroquia de Don Boscos de Cotonou.

Luis Ángel de buena mañana viene del campamento y después del desayuno ayuda a Ventura en el limpiado del huerto para plantar unos guisantes y unos garbanzos. Mientras Bibiana sigue con el trapo.

Después de comer y la siesta tocará ir a Kosia para la Eucaristía. Comos siempre los fieles, “fieles” a la cita y ¡cómo no! siempre hay alguien que encuentra la ocasión para regresar a casa, esta vez tres estudiantes que disfrutaron del viaje haciendo de claxon del coche, una gamberrada más de Luis Ángel.

Ya en casa refrescarse un poco, cena y atender visitas.

Domingo 20 de noviembre

A las cuatro de la mañana vemos a nuestro misioneros de danza para asistir a la celebración de la Eucaristía presidida por el Papa en el Estadio de la Amistad de Cotonou. Los catequistas no quisieron dejar escapar la ocasión y ya desde los dos de la mañana llamaron a Juan Pablo para decirle que ya estaban listos.

Unos y otros consiguieron sus sitio “privilegiado” para el evento, pero el que sin duda fue un privilegiado fue Nestor, catequista de Siki y presidente de catequistas de esta parroquia de Fô Bouré, que fue uno a los que el Papa dio la comunión.

El cansancio, el sol, la espera hasta el comienzo del acto hizo mella, pero la ilusión y el gozo de participar en un acto histórico e eclesial fue el bálsamo a toda penalidad. Tras la celebración el reencuentro y el poner de manifiesto las emociones vividas, seguido del merecido descanso de la jornada.

Luis Ángel va sólo a Nareru para la celebración de la Eucaristía, la ausencia del catequista es notable, la gente llegó tarde, los cantos descompasados y la lecturas sin preparar. Terminada la Eucaristía en Nareru pasa por Fô Bouré para recoger a sus padres e ir a Siki. Un buen número de gente en la recién agrandada capilla, presentación de los padres y agradecimientos y bendiciones por parte del presidente a los “extranjeros”.

Comida un poco de reposo, interrumpido este por la ofrenda que mandan de Sakaru para los extranjeros: una gallina y viaje hasta Natitingou. Dos horas y media de camino con sus baches hasta llegar a la casa de las religiosas de la Pequeña Familia de María donde se alojaran por tres noches.

Lunes 21 de noviembre

Después de un fin de semana intenso los peregrinos comienzan su ascenso a casa. Atrás queda la capital con su ruido y el trajín de sus gentes con sus idas y venidas. El regreso se hace sin incidencias después de reparar el coche en Cotonou. El viaje y el cansancio acumulado hacen más deseosa la llegada y todos los catequistas, una vez en Fô Bouré, parten para sus pueblos. La familia, las gentes de la comunidad visitarán a los recién llegados y les harán una y mil preguntas.

Luis Ángel con sus padres, después de visitar el hospital Santa Bakita en Natitingou,  salen de Natitingou camino de Materi para visitar a unas religiosas españolas: Marta y Antonia, de la congregación de las Teatinas. Les acompaña José un laico terciario capuchino de la comunidad de la Pequeña familia de María.

Después de un penoso camino llega la recompensa de un vaso de agua fresca y la charla con unas religiosas, trabajadoras natas en un lugar perdido del mundo. La atención a un internado de chicas estudiantes, una escuela de cocina y de fabricación de jabones, la formación básica de huertas y ganado  y el apadrinamiento de niños y niñas en dificultades llenan los días de trabajo a estas religiosas que compaginan con la oración y la pastoral en los pueblos.

Al medio día la expedición llegó a Tangueta, al hospital de San Juan de Dios de los hermanos Camilos, aunque su parada y fonda fue en la comunidad de Teatinas. Religiosas que trabajan en el hospital: en la lavandería, en la cocina o de enfermeras. Entre ellas dos españolas Cristina y Carmen. Después de comer visitan el hospital: pediatría, hospitalización, escuela del hospital, sala de rehabilitación, taller de prótesis y para finalizar la zona de consultas.

Allí también coincidieron con una enfermera descendiente de Torrecilla en Camero, pueblo de la natal de Luis Ángel y su madre. Matilde, enfermera de profesión, presta en el quirófano del hospital de Tangueta una ayuda incalculable desde hace varios años. ¡Chapo!

No robaron mucho tiempo a las hermanas ante el inmenso trabajo por hacer, despedidas y de regreso a Natitingou para hacer alguna compra, entre ellas una azada para Ventura y su huerto, antes de regresar a casa de las religiosas.  La cena y una breve tertulia, el cansancio hace mella.

Martes 22 de noviembre

Luis Ángel lleva a sus padres a visitar esta mañana los Tata Somba. Quedan impresionados de esta cultura, de sus construcciones y su manera de vivir. Al mediodía regresan a casa de la religiosas para comer y después de la siesta visitan la ciudad con sor Clara. Hora de la cena y descanso para el día siguiente de regreso a casa.

La actividad en la misión sigue sur curso aunque con el ritmo más ralentizado, el viaje a Cotonou pasa factura, aunque Rafael no parece que le afecte ya que cogió a la tarde su bici para darse su paseo. Sin duda quiere ponerse en forma antes que Luis Ángel le de una paliza de esas que hacen historia.

La misa en Kokabo es la actividad pastoral del día.

Miércoles 23 de noviembre

A las siete de la mañana Rafael celebra la Eucaristía en Siki y Juan Pablo hace lo propio en Fô Buoré.

Rafael lleva al hospital de Guere a Félicien, antiguo catequista de la parroquia, está grave.

Mañana de despacho y trabajo por casa.

Luis Ángel y sus padres visitan antes de su regreso a casa el Santuario de la Atacorá. Llegan a la hora de comer.

Después de la siesta se siguen con los trabajos de la mañana y Juan Pablo sale para la catequesis en Gorobaani.

A media tarde avisan del fallecimiento de Félicien.

Cena y después de la cena Rafael anima la reunión de jóvenes en Fô Bouré.

 Jueves 24 de noviembre

La hermana de las Hijas de María Sor Michico Makai, una japonesa con más de 25 años de presencia y servicio en la iglesia del Benin se despide. Regresa a su país después de dejar varios años en las parroquias de Fô Bouré y Bembereke.

Los tres misioneros se suman a la celebración de  la Eucaristía de las siete de la mañana en Bembereke para decirle adiós y desayunar juntos todos los agentes de pastoral.

Tras el regreso la mañana tranquila de despacho y trabajos varios donde Ventura ve como evoluciona la plantación y Bibi no da tregua al polvo con el trapo.

A las dos de la tarde nada más comer comienza el funeral entierro de Félicien, se suma también Alejandro.

A la tarde toca la catequesis en Buro y la Eucaristía en Yàro que hará Luis Ángel en compañía de sus padres. Las dos comunidades muy agradecidas de la visita.

Juan Pablo va a Yâro por supervisar las obras del dispensario que la misión está construyendo en este pueblo, gracias a la donación del Ayuntamiento de Logroño y la ONG Solidaridad con Benin. Regresará a casa para la Eucaristía que celebrará junto a Rafael.

Cena y tertulia con “la caja tonta” de fondo.

Viernes 25 de noviembre

Toda la mañana vemos a nuestros misioneros reunidos en plena faena de programación. Reestructurar horarios, acoplar nuevas actividades a las ya habituales: catequesis, celebraciones, reuniones… complica la cuadratura del calendario de actividades de los meses siguiente, pero no se hace imposible y en el se refleja el trabajo con los jóvenes, los niños, los monaguillos, las etapas de catecumenado…

Después de la siesta  Luis Ángel y sus padres parten para Gamagui para la catequesis acompañados de Jean. Terminada la catequesis los saludos, los globos y el regreso. Luis Ángel continua hasta Sakaru para tener la primera reunión formal para la construcción de una Escuela Bombón en este pueblo. El ayudante del delegado y varios miembros de la comunidad cristina son citados para el anuncio de que hay fondos para la construcción de escuela y los pasos a dar en adelante.

Cena y Luis Ángel marcha al campamento. A media noche se despista en la sabana tras sus “más humanas funciones”. La gente del campamento alertados de la tardanza salen a su encuentro, las voces y el reflejo de su linterna lo delatan.

Rafael anima la sesión del Madeb, este día son numerosísimos, y se sigue insistiendo en los sacramentos como pequeña formación.

Sábado 26 de noviembre

El día se presenta tranquilo. Cada uno a sus labores y trabajos y de un modo especial las animadoras de la parroquia que harán el informe final del mes.

La huerta va tomado forma y se presenta el problema de donde plantar tanta planta que ha dado el semillero, bueno aun es pronto para ver si pelecha todo lo sembrado ya que los saltamontes y el “jodido del gato” (en palabras de Ventura) aun pueden echar a perder la futura cosecha.

Comida y siesta en este caloroso día.

La tarde va restando fuerza al sol y permite a los visitantes el pasearse por el pueblo hasta un poco antes de cenar que descansan del paseo viendo un poco la tele.

Cena y la atención puesta en la radio donde retransmiten el partido de futbol: Real Madrid – Atlético de Madrid, partido de riesgo en la misión por la concurrencia de aficiones contrarias.

Domingo 27 de noviembre

Hoy es el primer domingo de Adviento y las celebraciones fueron: Rafael celebró en Fô Bouré y Kokabo, Juan Pablo en Kosia y Siki y Luis Ángel en Guesubaani y Sinendé.

Rafael esperaría a Juan Pablo para ir juntos a Bembereke para comer y pasar la sobremesa con Alejandro, misionero asturiano. Luis Ángel iría con sus padres directo desde Sinandé.

Como siempre bien acogidos en la misión de Bembereke aunque el encuentro se vio empañado por el disgusto que Alejandro tuvo esa mañana con un accidente.

Después de la comida Juan Pablo acompaña a Alejandro para testificar ante el comisario, regresan pronto y más calmados de la fatalidad del día.

Antes de marchar Alejandro muestra las misión a Ventura y Bibiana.

Una vez en casa Rafael proyecta en la pared de la iglesia las fotos y videos que hizo en los días de la visita del Papa Benedicto XVI al Benin, hubo un concurrido grupo de gente.

Bibiana prepara la cena y después de dar buena cuenta de ella un pequeño descanso anticipo del reposo del día y antesala de una nueva semana.

Lunes 28 de noviembre

En este día hizo la reunión de catequistas y presidentes. Como siempre comenzó con una oración marcada por la visita del Papa a Benin. Los catequistas que asistieron al encuentro dieron sus testimonio de los días vividos. Se siguió con la presentación de los padres de Luis Ángel y la bienvenida de Dominica tras sus vacaciones. A continuación se comentó los puntos a insistir en este comienzo de curso pastoral: los jóvenes y los niños en los distintos grupos parroquiales, los cambios de horarios para las Eucaristías de los domingos y las catequesis entre semana, se volvió a insistir en la condiciones para el bautismo de los niños en tiempo de Navidad y otros puntos. Se finalizó la reunión con la presentación de la programación de los dos meses siguientes.

Comida con los catequistas y regreso a casa para un descanso.

A la tarde cada uno fue “gastando” el día. A uno le dio por la bici, a otro por adelantar algún trabajo y a otros por pasear y visitar gentes.

En este día las mujeres de las cooperativas de Fô Bouré regalaron unos trajes a Bibi y Ventura, aunque tuvieron que hacer algún arreglo.

Martes 29 de noviembre

Metidos en la harina del adviento no viene mal un retiro. Juan Pablo, Rafael y las hermanas de Fô Bouré salen después del desayuno para el retiro en obispado. Un padre Franciscano de María Inmaculada es el encargado de dirigir el retiro. El tema “los novísimos”. El padre Rafael viene convertido así como impresionado.

Luis Ángel quedó en casa acompañando a sus padres y haciendo alguna cosa por el despacho. La huerta progresa y la misión parece más ordenada, los trabajos de los “tokos” (los viejos) cunden.

Después de comer regresan los beatificados, y tanta es su santidad que no han colgado al chofer del camión de cemento que está parado en Guessu Sud sin servirles su pedido para los diferentes proyectos.

A la tarde un paseo por el mercado y por el pueblo haciendo un poco de sociedad y más trabajos en casa hasta la hora de cenar, la tertulia y el descanso.

Miércoles 30 de noviembre

De oca a oca y tiro por que me toca, es lo que podrían decir Rafael y Juan Pablo en esta semana, ya que de mañanita cogen el coche, esta vez para ir a Kpere a conocer la misión de los SMA y de allí a Guinaguru para la celebración de los diez años de sacerdocio del Padre Simplice, cura diocesano y de la etnia bariba, que ha invitado a todos los sacerdotes de la diócesis. Luis Ángel se excusa.

Después de la fiesta Rafael y Juan Pablo fueron a Parakou para hacer alguna compra. Durmieron allí, Rafael al día siguiente se haría unos análisis que le faltaban de la última analítica.

Los de casa siguieron con sus tareas ordinarias y  a la tarde la pastoral: catequesis en Wari con la buena de Marie que les acompañaría con un grupito de este pueblo al siguiente, Dia-dia, para la celebración de la misa.

Terminada la pastoral a casa a ducharse y prepararse para la cena. Tras la cena visitas y descanso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: