Febrero 2011

1 de febrero, martes.

A misa de siete de la mañana había casi más “Batures” (blancos en lengua bariba) que autóctonos del lugar.  Después de la misa saludos entre unos y otros y de ahí al desayuno y comentarios de las impresiones de las primeras horas en la misión: “que bien he dormido, no sentí mucho el calor”…

La mañana de este día se paso visitando las instalaciones de la misión y de limpieza de habitaciones. Candela y Magdalena se asociaron a la escoba, el trapo y la fregona con la intención de dejar la misión como los choro de oro, ¡difícil empresa! Por la parte de Javier y Carmelo comenzaron a desembalar e instalar los materiales de fontanería y electricidad que trajeron de en sus maletas.

Casi a la hora de comer llegaron Juan Pablo y Rafael, saludos y presentaciones. Con la comida un poco de sobremesa y siesta.

Juan Pablo esta tarde descansó a causa de su herida y el resto, aunque un poco justos en el coche, salieron para el pueblo de Moosi para celebrar la Eucaristía junto con la celebración de las etapas.

Después de la celebración, presentación de los “extranjeros”, danzas y cantos.

Regreso a casa en la Toyota con risas y comentarios de la primera visita a los pueblos de la misión.

Cena, sobremesa y sobre la sábana.

2 de febrero, miércoles

Ni que hubiesen dado diana en la misión, de buena mañana todo el mundo en pie para la celebración de la Eucaristía en este día de las Candelas con procesión y vela.

Desayuno. El alcalde de la Comuna vino a casa por comentar con los misioneros los distintos proyectos realizados por la misión.

“Fanfarrancho de combate”, los aprendices de fontanería se hacen presentes pronto para comenzar la tarea con el patrón. Carmelo aun un poco despistado, por no conocer el terreno y a tarea que puede hacer, espera en la retaguardia, pero enseguida las tareas están distribuidas por Juan Pablo y las manos se ponen a la obra.

Las mujeres siguen con su difícil empresa del trapo y fregona.

Rafael a sus clases de lectura de bariba y francés con su profesor ocasional Phillipe y Luis Ángel a cerrar las cuentas de enero.

Por la tarde tres grupos, uno dado a los material y los otros dos a lo espiritual.  Carmelo y Javier los fontaneros fueron a Kparo para revisar y ultimar la instalación de agua pública en este pueblo.

Luis Ángel y Rafael van al pueblo de Siki para la celebración de la eucaristía y de las etapas, así como la presentación de Rafael. 25 catecúmenos en la primera etapa, 20 en la segunda etapa y 20 en la tercera. Una celebración larga y mucho calor ambiental y afectivo.

Candela y Magdalena, por su parte, hicieron de auténticas diaconisas ayudando a Juan Pablo. En el pueblo de Wari recogieron en el coche al pequeño grupo de catecúmenos y gente de la comunidad y  fueron al pueblo de Día-Día donde celebraron el rito de las etapas. Las diaconisas aliviaron en el trabajo a Juan Pablo signando e imponiendo las cruces a los catecúmenos.

Reencuentro de todos para la cena, sobremesa y “n kua sia” (hasta mañana).

3 de febrero, jueves.

Como dice Candela este día por la mañana se hace lo de todos los días: trapo y fregona.

Carmelo intenta con Jean, su pínche, colocar una antena duplicadora de señal de teléfono para que el sufrido Rafael pueda acceder a Internet (fallido intento por defectos de material) y le reinstala la instalación eléctrica de su cuarto. Javier sigue con sus tubos y sus aprendices aprendiendo estos el español a marchas forzadas: “pasa la cola”, “ese tuvo aquí”…

Los demás miembros a sus labores: clases, despacho y pinches también en lo que se tercie.

Por la tarde continúan los trabajos que dejaran, sin duda, la misión irreconocible.

Magdalena y Candela acompañan a Luis Ángel a Buro una pequeña comunidad de la parroquia, allí celebraran el rito de las etapas de catecumenado: 1 en la primera, 4 en la segunda y 2 en la tercera, de allí después de dar globos y caramelos a los niños fueron a Yâro para la celebración de la Eucaristía.

Durante toda la tarde la atmósfera se puso muy pesada y presagiaba lluvia, algo inusual por estas fechas. Justo cuando cogían el coche para regreso a casa comenzó a caer una tormenta digna de las de sesión de lluvias. El viaje de regreso se hizo difícil y a su llegada encontraron bloqueados en la capilla, sin poder salir a causa de la lluvia, al resto con Sor Julia la superiora de las religiosas de la comunidad de Fô Bouré y alguno que otro fiel.

Este día fue el debut de Rafael presidiendo la misa en bariba. Según sus palabras: “este ha sido el mejor día para estrenarme, ya que la lluvia no dejaba oír y se me he equivocado no se ha notado mucho”.

En este día todos agradecimos la lluvia que refrescó el ambiente y apelmazó el polvo.

Así pasó otro día.

4 de febrero, viernes.

La labor no para. Planificación de trazado de tuberías, media de pozos, reinstalación de la sala de motores y más trapo y fregona sigue ocupando el tiempo a los infatigables extranjeros, aunque todo hay que decir que aunque nuestro objetivo no lo haya captado, también hacen su paraditas para chapurrear sus clases aceleradas de bariba.

Por la tarde, según el programa, Luis Ángel fue a Gamagui y el resto a Sinandé a celebrar la eucaristía en casa de las religiosas. De camino pararon en Siki donde saludaron a Magdelene, animadora de la parroquia en el programa de Animación Femenina, que perdió el marido en el mes de diciembre, David el único catequista de la etnia peel.

En casa de la religiosas Dominicas de la Anunciata fueron acogidos con el agua de bienvenida, Rafael presidió su primera Eucaristía en francés (muy bien según informe de las religiosas) y las chicas del internado al finalizar la Eucaristía les obsequiaron con bailes y danzas.

Luis Ángel salió para el campamento peel para hacer la oración y pasar la noche en el campamento. El resto regresaron a casa y después de cenar tuvieron visitas de cortesía y disfrutaron con los niños, que como todos los viernes se acercan a la misión para participar de su grupo del Madeb (Movimiento de niños cristianos del Benin).

5 de febrero, sábado.

Cumpleaños feliz. Carmelo cumplió 67 años. Felicitación por parte de todos.

Los quehaceres continúan y no satisfechos de la tareas una nueva: la huerta.

Rafael desquiciado intenta buscar su señal, por más vueltas que da a la antena no termina de orientarse, y no satisfecho se apunta a la cuadrilla de zapadores para colocar un poste del tendido eléctrico.

Comida y siesta.

Juan Pablo y Carmelo continua con la reparación de la instalación eléctrica del pueblo. Que si, sì que si no, el caso que dejaron a medio pueblo sin luz.

El resto a Sekere a la celebración de la Eucaristía y las etapas de catecumenado. Ceremonia larga y casi en la penumbra por falta de luminarias en la capilla.

Terminada la Eucaristía salieron para casa haciendo una “parada y fonda” para refrescar el gaznate.

De regreso, en el coche, el grupo “Fobure populis” dio un concierto de canto del repertorio popular  del cancionero riojano y maño. Como soprano: Candela, barítos: Magdalena y Javier y como majos (perdón bajos): Rafael y Luis Ángel y como público la sabana africana y Mariló una peel que recogieron de camino a casa.

Cena y merecido descanso para todos.

6 de febrero, domingo.

Día del Señor, día de fiesta.

Rafael, Luis Ángel y Carmelo salieron después del desayuno camino de Guesubaani. En Sinandé dejaron a Carmelo en casa de las religiosas para que arreglara la lavadora.

En Guesubaani celebraron la Eucaristía y Rafael fue presentado a la comunidad. Van quedando pocos pueblos por que conozca. Como en todos los pueblos les dice algunas palabritas en francés que la gente agradece y manifiestan su alegría.

En Sinandé se juntan con Carmelo en la Misa, terminada esta a casa para juntarse con el resto del grupo que han acompañado a Juan Pablo en la Eucaristía de Fô Bouré y de Kokabo.

Alejandro el misionero asturiano, de la misión de Bembereke a 45 minutos de Fô Bouré, fue a  comer. Se amplían amistades.

Tarde de sobremesa, aunque a los dos “Litris”(electricistas) le remueve la conciencia de dejar a medio pueblo sin luz un día más y trabajan también en domingo sin retribución económica. Otros más mundanos salieron de viaje a un mercado en busca de exóticas telas.

A última hora de la tarde prepararon la cena digna de recordar: sopa, tortilla española y choricillo riojano que llego en las maletas de los calagurritanos.

7 de febrero, lunes

Los lunes en la misión es un día de “descanso semanal” , pero siempre hay cosas que hace que nuestros protagonistas de esta sección están obligados a afrontar. Cuando no es una cosa, es otra. Así tenemos en este día a Luis Ángel y Juan Pablo de camino a Bembereke, uno para continuar su estudio de la lengua bariba y el otro para impartir una formación a animadores de lengua funfulde ( de las etnias gando y peel)

Rafael y el resto de gente siguieron con sus labores en la misión. Rafael a sus clases, Carmelo a la instalación y organización de la sala de motores, Javier a sus tubos en Kokabo y Candela y Magdalena al estudió de los programas de la lavadora y a la dura labor de explicarle a Jean Paul (cocinero de la misión) como poner una lavadora en condiciones.

Juan Pablo pasará toda la semana en Bembereke impartiendo su curso a los animadores.

Luis Ángel regresó a comer. A la tarde se continuaron las tareas. Poco a poco las labores se van viendo.

8 de febrero, martes.

Eucaristía a la siete de la mañana como de costumbre, lo que ya no es habitual es que la celebré Rafael. Nuestro “objetivo discreto” va captando los progresos de sus clases, y como los fieles con devoción responden “ami, ami, ami” (amén, amén, amén).

Candela, toda animada, comenzó una nueva experiencia misionera junto con Sor Lucia: la animación femenina. La misión desde hace 14 años lleva a cabo un programa de animación destinado a la mujeres de los pueblos de la misión. En esta animación se les imparte a las mujeres una formación en distintos campos de la vida: sanidad, higiene, economía familiar, alimentación, derechos… y lo imparten un grupo de animadoras formadas que se desplazan en moto por los diferentes poblados todos los días para impartir dicha formación y crea grupos de mujeres líderes que luego llegarán a constituir una cooperativa para la transformación del karite o de molinos de maíz así como de maquinas de limpieza del arroz.

El resto siguieron con sus tareas: Magdalena en el semillero como cuidándolo como a un bebe, así como sus gallinas.Javier, hoy, a la distribución y colocación de tubos en Tumé con la ayuda de un sin fin de niños. Carmelo ultimando detalles y poniendo en marcha el nuevo generador. Rafael al francés y bariba y Luis Ángel paso casi toda la mañana con el constructor en Sonka para implantar la nueva capilla de este pueblo, que se dedicará a Santa Teresita.

Por la tarde fieles al programa Magdalena, Javier (ya que sus pinches se han dado fiesta), Candela y Luis Ángel fueron a Kparo para la catequesis. Antes de comenzar la catequesis visitaron las obras del proyecto de instalación de agua pública que la misión está realizando. El número de asistentes a la catequesis fue considerablemente numeroso en relación a otros días y terminada la catequesis fueron a rezar junto con los de la comunidad de Kparo a la tumba de un anciano que falleció días antes. Saludaron a la familia congregada en el patio de la casa y aún hubo el tiempo y el entendimiento de cambiar caramelos (golosinas de batures: blancos ) por kulikulis (golosinas de ton wuku: negros).

Y de Kparo a Bukuro para la celebración de la Eucaristía. Entre una y otra cosa se fueron demorando en el tiempo, pero los fieles de Bukuro esperaron fielmente a la llegada del sacerdote y de sus tres improvisados monaguillos.

Regresaron ya de noche cerrada y en casa encontraron a Rafael y Carmelo que como dos auténticos filósofos pasaron la tarde, después de sus labores, disertando sobre el bien y el mal, lo divino y lo mundano.

9 de febrero, miércoles

Un día más que captamos.

Javier ha recuperado su cuadrilla y harán hoy una buena faena ayudados por un sinfín de improvisados aprendices: niños y más niños.

Carmelo armado de coraje explicó como se ponía en marcha y se paraba el nuevo generador, así como explico el cuadro de distribución de energía que instalo en la sala de motores: “sí queréis trabajar con el grupo grande, la manivela en esta posición, que es el pequeño la manivela para el otro lado”

Candela a la animación. Animar parece que es lo suyo y pintar los morros a las peeles.

Magdalena, más casera, visita a las vecinas y hace alguna labor y entre ellas el kulikuli (un churro frito de pasta de cacahuete con picante, la golosina del lugar).

Rafael y Luis Ángel a sus trabajos más ingratos como el estudio …

Por la tarde no se pierde el tiempo, los trabajos de fontanería y electricidad continúan.

Rafael junto con Jean Eudde salen para Seeru y Sonka para la catequesis. En Seeru no encuentran a nadie, el catequista olvido recordar el día de catequesis, pero en Sonka encontró un nutrido grupo y la zanja de fundación de la iglesia ya hecha.

Luis Ángel y Magdalena fueron a Gorobaani para la celebración de la etapas, a su regreso pararon en el poblado de Ten Dora para saludar a la pequeña comunidad de la etnia de los ditamari.

Al final de la tarde todos se reencontraron en casa y entre ellos a  Candela que se quedó en casa de descansado esa tarde.

10 de febrero, jueves

Aunque el desayuno fue a la misma hora que todos los días, la hora de levantarse se retraso unos minutos, ya que la Eucaristía como jueves que era se celebró por la tarde.

Candela de punto de la mañana preparada para ir a la animación. Bukuro sería su destino y el cansancio de la jornada se le noto durante todo el día. “Candela, cariño!, que ya no somos unos chiquillos” decía Carmelo.

En el semillero comenzaron a despuntar las primeras plantas, dando ánimos a nuestra hortelana. Quién sabe si veremos el traspaso de una mercería en Calahorra por un puesto de hortalizas en Fô Bouré, dejemos tiempo al tiempo.

El que tuvo suerte este día fue Carmelo que se encontró, por lo menos toda la mañana, con un pinche de altura: Luis Ángel.

Los que no tuvieron suerte este día fueron todos los coches que pasaron por Kokabo. Los pinches de Javier, tan bienmandados, cortaron la carretera con una zanja de 20 centímetros de ancha por 60 de profunda para meter las tuberías. Que perdonen todos los conductores afectados, ya que el hubo un mal entendido entre tanta lengua y lenguas.

A la tarde el programa pastoral indicaba catequesis en Tumé y misa en Fô Bouré que hizo Rafael y catequesis en Diidi y misa en Gesubaani que hizo Luis Ángel acompañado de Magdalena, estos se retrasaron un poco ya que repostaron casi 600 litros de gasoil.

Cena y una breve tertulia ya que el programa del día siguiente se veía cargado.

11 de febrero, viernes

Ni en los mejores parques de atracciones hay tanto ajetreo que ir de comparas desde Fô Bouré hasta Parakou. 120 kilómetros, y ¡que kilómetros! o mejor dicho que carretera. “La Toyota en estas tierras tiene realmente un campo de pruebas” esta es la reflexión a voz alta de Carmelo.

Salieron de casa después de misa y tomar el desayuno, con dos coches. Jean y Rafael en el antiguo Toyota para pasar la revisión técnica y el resto en el doble cabina.

Mañana de compras. El fontanero a sus tubos y juntas,  el electricista a sus disyuntores y conmutadores y las mujeres y Luis Ángel a elegir la baldosa de la cocina de la misión.

Después de las compras la merecida comida, en un lugar “casi paradisiaco”.

Terminada la comida dejaron a Rafael con Isidro Izquierdo, misionero de la SMA, juntos haría el viaje a Cotonuo al día siguiente con el motivo de renovar papeles de residencia.

Vuela a casa, dos horas de camino. Luis Ángel y Javier seguido fueron a Nareru-Fô Buko para la celebración de la Eucaristía y las etapas.  Es la ultima celebración de etapas en los pueblos de la misión y son numerosos: 19 en la primera, 22 en la segunda y 18 en la tercera.

Al regreso Luis Ángel se despidió hasta la misa del día siguiente se fue al campamento peel y el resto no tardaron en “plegar” después de un día ajetreado.

12 de febrero, sábado

Hoy las faenas se hicieron en casa. Carmelo instalo la luz de la sacristía, reponiendo la batería comprada el día anterior. Javier, sin obreros ya que se han dado fiesta, comienza a instalar los soportes para la tela de sombrajo de la huerta, le ayuda Luis Ángel. Las mujeres de la casa siguen con sus faenas domésticas y de jardinería. Candela se puso el delantal para preparar una palometa con salsa de tomate, que darían buen partido de ella por la noche.

Después de comer, Carmelo, Javier y Candela fueron a visitar a las religiosas. Allí se encontraron con un grupo de italianos que visitaban a las religiosas para evaluar unos de los proyectos que su ONG había realizado con ellas: el internado de niñas.

El programa indicaba para este día la Eucaristía en Kosia. Javier y Magdalena acompañan a Luis Ángel para la celebración, recogen a Sor Julia en casa que va a Sinande (aprovechando la ocasión) para visitar a un familiar y comprar gasoil. En Sinandé recogen a Sor Dominica que les acompaña para la celebración.

Al regreso a casa se encontraron ya con Juan Pablo que terminó su curso con los catequistas de lengua peel.

Antes de cenar llamaron a Rafael, por saber como había hecho el viaje: “bien, pero hacer un bochorno pegajoso”.

Recibieron una llamada “telefónica múltiple”, gracias a la técnica y a Internet, donde hablaron con Fernando Azofra (antiguo misionero de Fô Bouré), Perdo Hernandez (Párroco de Santiago de Calahorra), María (hija de Javier y Magdalena), Mari Paz (hermana de Pedro Hernández)… ceo que no nos dejamos a nadie. El la conversación lo que importaba era decir a Pedro que tendría que traer tal o tal cosa. El párroco de Santiago, Pedro, se juntará con sus feligreses en estas tierras africanas el próximo día 27 de febrero para pasar juntos sus últimos días de estancia en la misión (se entiende).

13 de febrero, domingo

Sakaru, Fô Bouré y Siki fueron los pueblos donde Juan Pablo celebró la Eucaristía dominical. Luis Ángel, acompañado de los calagurritanos, celebró en Yara y Sekeré. En estos dos pueblos, a los de Calahorra, se les presento con todos los honores y la acogida por parte de las comunidades fue cariñosa participando de la alegría con danzas, bailes y bendiciones para sus gentes.

Terminadas las Eucaristías Juan Pablo, después de una semana en Bembereke, regresó a Fô Bouré para descansar, el otro grupo fue a Bembereke a comer con Alejandro.

Después de comer visitaron las instalaciones de la misión y regresaron a casa.

Este fue un día agotador, la fatiga se deja sentir pero el ánimo no decae para afrontar una nueva semana, que aquí os seguiremos contando.

14 de febrero, lunes

“Y se van de parranda” Parece que esta gente no desperdicia el tiempo, de una “cuchipanda” a otra. Ahí los tenemos montados en el coche para hacer dos horas y media de camino por pista para llegar hasta Natitingou. Su objetivo visitar un poco más el norte del país. Visitaron dos lugares que no olvidarán en su vida: un hospital y una construcción tradicional de las casas de la etnia de los somba.

A la llegada a Natitingou repostaron con un refresco en un terraza mientras Luis Ángel hacía las gestiones de cambiar dinero. En una tienda  compraron algún detalle y unos paños para vestir al más pintado.

Y de las comparas a casa de las Religiosas Franciscanas de la Pequeña Familia, una joven congregación de religiosas de origen panameño que tiene casa en Natitingou.  Se alojaron, comieron y después de descansar salieron para Tangueta para visitar el hospital de San Juan de Dios.

Un Hospital de referencia para los países limítrofes y regentado por lo hermanos de San Juan de Dios, y por la religiosas Teatinas, en cuya comunidad hay dos religiosas españolas: Cristina que trabaja en la pediatría y Encarna encargada de la acogida de todos los médicos y enfermeras que prestan unos días des sus vacaciones para ayudar en este hospital y también se hace cargo de la pequeña escuela dentro del hospital para los niños hospitalizados. Con ellas pasaron la tarde visitando las instalaciones del hospital, saludando a los enfermos, sobretodo a los niños. Como muchos que visitan este hospital sacaron esta conclusión: “que poco agradecidos somos con lo que tenemos y podemos disfrutar”.

De regreso a Natitingou para la cena hicieron una escala en el Hotel Nacional “Tata Somba”, tomando una cerveza y comentando la tarde.  Que impresión darían a los camareros, sobretodo a uno, que sospecho que harían un “simpa”, se les acercó y les preguntó si eran clientes y no satisfecho a la hora de salir les pidió la cuenta cuando ya estaban casi montados en el coche.  Ellos ya  habían pagado religiosamente (y no porque el cura soltase la gallina). Estos de Calahorra serán escandalosos pero honestos y el “simpa” (sin pagar) no está entre sus costumbres.

Para la cena quedaron con toda la comunidad de las hermanas donde se hospedaron para ir a cenar a un restaurante de un conocido de Luis Ángel.  Unos pollo con salsa verde de hierbas y otros salsa verde de hierbas con pescado, con la entrada de una ensalada. A Candela le sacaron doble ración, no por hambre sino por ausencia de pescado en su plato.

De la cena a la cama y sin rechistar, los cuerpos comienzan a sentir el ajetreo y el calor de los días.

15 de febrero, martes

A las siete de la mañana, muy devotos todos, a la Misa celebrada por los sacerdotes encargados del Santuario de Nuestra Señora del Atacorá y del centro de formación San Pablo de la diócesis de Natitingou, a ellos se les sumó Luis Ángel.

Después del desayuno visitaron el Santuario de Ntr. Señora de la Atacorá, así como el dispensario y el futuro hospital de Santa Bakita que regentan las religiosas de la Pequeña Familia.

Terminada la visita del Santuario y dispensario salieron para Kousoukumbé para visitar el País de las Tata Samba.

Una visita realmente curiosa y difícil de olvidar. Las casas, el baobab hueco, una vista panorámica y la explicación del guía de la cultura y vida de “los samba” hizo olvidar el cansancio que se iba acumulando.

La comida en casas de la religiosas dio paso a un poco de descanso para salir de seguido de regreso a casa. Dos horas y media de camino con los inevitables baches.

En casa recuentro con Juan Pablo que venía de Kokabo de celebrar la Eucaristía y visitar las obras de instalación del agua pública en este pueblo.

Cena y propósito de descansar para el día siguiente.

16 de febrero, miércoles

Juan Pablo a las 7 de la mañana celebra la Eucaristía en Siki, Luis Ángel por su parte en casa.

Después de desayunar el propósito del día anterior de descansar parece que quema en las conciencias de los calagurritanos y se ponen en danza de trabajo.

Javier organizando sus tubos y el sombrajo de la huerta, Carmelo con la instalación de la carpintería y Candela y Magdalena a recoger la cocina ya que a partir de este día pasara a mejor vida, con una buena reforma, mientras Juan Pablo y Luis Ángel quitan los antiguos armarios en espera de los albañiles que harán la reforma de tan emblemático rincón de la misión. Jean Poul, el cocinero, llora en silencio la partida a mejor vida de su intima amiga: su cocina.

En la tarde se siguen los trabajos en casa, hoy no hay pueblos.

Madalegna, Candela y Luis Ángel visitan la maternidad de Fô-Bouré.

Gracias a nuestro teleobjetivo captamos algunas instantáneas de nuestro otro protagonista de esta sección: Rafael. Esta en Cotonou legalizando sus situación y nunca mejor dicho, ya que vino con un visado de siete días, que hace tiempo le caduco, aunque eso no le impidió de pasease como “Pedro por su casa” en Benín y Burkina Faso. Suerte, o que los jefes de aduanas no pusieron mucho interés a revisar su pasaporte.

Está junto  Isidro Izquierdo, de la SMA, haciendo las gestiones y con una suerte tremenda ya que en tres días se hicieron con todos los papeles en esta burocracia africana. Sudarían la gota gorda (no lo dudamos) pero también sacaron tiempo para disfrutar y dar envidia a sus compañeros: que si hoy he visitado Ouidah, que si hay una heladería en tal sitio…

17 de febrero, jueves

Durante toda la mañana se continuaron los trabajos. Las dos mujeres y Jean Poul haciendo viajes de un lado a otro por la reforma de la cocina. Esta se instaló provisionalmente en la casa redonda.

A la tarde se siguió el programa: Juan Pablo iría a Buro para la catequesis y Yâro para la celebración de la Eucaristía, le acompaña Javier y Magdalena. Luis Ángel celebra en Fô Bouré, Candela y Carmelo se quedaron en casa descansando.

Llega Rafael de hacer sus papeles de residencia, ya es legal.

Al final del día reencuentro de todos en casa y Rafael en la sobremesa de la noche cuenta sus aventuras en Cotonuo y de sus papeles

18 de febrero, viernes

Las labores continúan, un sinfín de cosas por hacer y sinfín de cosas que ya se han hecho.

Durante toda la mañana se encargan distintos materiales a Parakou que esa misma tarde llegarían para continuar los trabajos de instalación del agua en Kokabo al día siguiente.

Rafael retoma sus clases con su profesor.

Por la tarde nadie sale de casa y la tarde es un poco más relajada. Alguno aprovecha para ir a la peluquería.

Los tres sacerdotes aprovechan este respiro en las tareas par juntarse y comentar un poco el plan de estudios de Rafael de la lengua bariba y de su apoyo al francés.

Después de la cena Luis Ángel sale para el campamento peel, hoy tendría la lección de los números en lengua funfulde: go’o, diidi, tati, nai, yoi, je’go’o, je’diidi, je’tati, je’nai, sapo…

19 febrero, sábado

Con el material recibido el día anterior los obreros tenían labor a hacer. Instalación de paneles solares y bomba en el depósito de Kokabo e ultimar las fuentes. Les llevó casi toda la mañana a la cuadrilla al completo: Juan Pablo, Jean, Carmelo y Javier con todos sus aprendices.

Candela a sus labores. Hoy descansó un poco, el calor del día anterior le pesó y lo mejor en estos casos es un buen descanso, pero no paró con la aguja e hilo cosiendo botones a las camisas de Rafael y arreglándose un pantalón.

Rafael a sus clases, ¡ingrata labor!.

Magdalena y Luis Ángel junto con el constructor fueron a Sonka para revisar un poco el avance de

las obras de la iglesia. Un buen grupo de hombres de la comunidad estaba trabajando en la cimentación de la Iglesia y otro buen número de niñas y mocitas aportando el agua para la obra.

A la tarde Juan Pablo salió para Sekere, para la celebración de la Eucaristía.

Javier con sus aprendices continuó la labor en Kokabo, les acompañaron Magdalena y Rafael como supervisores de obras.

El resto de gente se quedo en la misión a espera de los chicos y chicas vocacionados de toda la diócesis (88) que comenzarían una sesión de tres días en Fô Bouré, le acompañan dos religiosas del Padre Pío, un hermano de África Misión, un hermano Franciscano y un  sacerdote encargado de la pastoral vocacional.

Un día más se suma a la historia de la misión.

20 de febrero, domingo

En Fô Bouré celebra Rene, sacerdote que acompaña a los chavales de la sesión de vocaciones. En Sinandé celebra Juan Pablo y le acompañan Javier y Magdalena.

En Moosi y Boru Boru celebran Luis Ángel y Rafael.

Candela y Carmelo se quedan en Fô Bouré, una cocinando y otro de pinche. Este día estrenaron sus trajes hechos a medida y con un colorido que va hacer furor en Calahorra las próximas fiestas de los patrones.

Vino a comer Alejandro desde Bembereke, tras la comida hubo un buen momento de tertulia. Cuando Alejandro marchó para casa fueron a  visitar el pantano de Fô Bouré. Luis Ángel les dejo para salir un rato en bici.

Reencuentro para la cena, ver la tele, leer un poco, pasear en torno a la misión cada uno termino el domingo y la semana con esperanza de nuevas experiencias, que aquí seguiremos contando.

21 de febrero, lunes

De mañana Luis Ángel y Rafael van a Bembereke para el estudio de la lengua bariba. Quién le iba a decir a Rafael que volvería al colegio. Pues aquí lo tenemos este día con su cuadernito y sus bolígrafos dispuesto a aprender la lengua bariba. Rafael se quedará toda la semana para esta labor, Luis Ángel regreso a la tarde.

Javier y Magdalena van a Sinandé a casa de la religiosas dominicas para hacer algunas reparaciones de fontanería.

El resto del grupo sigue con sus labores de instalación de luz, limpiezas…

A media tarde se presentó en la misión el cónsul del Benin en Nápoles. Su visita venia motivada para interesarse de los distintos proyectos que la misión esta realizado en el dominio de agua.

Este día fue, como lunes, un día de “descanso” (entre comillas como veis).

22 de febrero, martes

Las labores siguen. Javier con sus pinches dejan en Toumé ya todo dispuesto, sólo queda la instalación de la bomba que llegará este domingo desde España con Don Pedro Hernández, párroco de Santiago de Calahorra. Carmelo ultima la instalación de la carpintería: sierra, cepilladora y torno tienen ya corriente.

Candela no deja a niño con moco en la cara. Con un caldero y un trapo: “risras, risras” y Toma, Bio, Woru, Yôo, Bake… y todos los niños del entorno de la misión muestran un rostro bien lustroso, por lo menos durante unos minutos.

La cocina sigue a su ritmo, lento pero a su ritmo. Aunque Luis Ángel se empeñe con el nivel, la simetría de la baldosas, el metro, el resultado será el que dará y no hay vuelta de hoja.

Juan Pablo, Magdalena y Javier salen por la tarde a Yara para la eucaristía y en Kparo para la catequesis. Javier lleva sus herramientas y material de fontanero. Un niño con una pedrada y ¡que pedrada!  rompió la llave de paso del depósito. Lo único que Javier no echo en su atadillo, otro día será el arreglo.

23 de febrero, miércoles

El grupo echa de menos a Rafael, así que Candela se mete en la cocina para olvidar las penas. Magdalena sigue animando a las gallina y los resultados son satisfactorios. Podemos dar a las pitas la puntuación: PA (progresan adecuadamente).

El tajo a destajo, muchas cosas se van ultimando pero los detalles surgen día a día.

Por la tarde se sigue el programa. Juan Pablo iría a Seeru y Sonka para la catequesis. Las obras de la Iglesia de Sonka van en buen ritmo.

Luis Ángel, Magdalena y Javier visitan la casa de las religiosas de Fô Bouré para ver las distintas averías de fontanería que Javier podrá repararles.  Terminada la inspección de las averías y con el parte de salida del fontanero para el día siguiente salieron para Gorobaani para la catequesis. De camino hacen varias paradas para ver unas huertas y un pantano con sus típicas instantáneas de los peeles con sus vacas, madres lavando la ropa y a los niños y las “peelillas” sacando agua de un pozo.

Candela y Carmelo disfrutan en la misión  de los niños, dándoles globos y fichándoles para la mañana siguiente para el lavado de cara.

24 de febrero, jueves

Juan Pablo sale de mañana para Pereré. Allí impartiría una sesión de formación de un día a los catequistas de lengua bariba de todo la diócesis. No regresará a casa, de allí saldría para Cotonou para hacer compras y esperar la llegada de Don Pedro Hernández y de sus maletas que durante casi 30 días nuestros calagurritanos han ido llenado de cosas: “Pedro cuando vengas trae una goma de lavadora… trae unos enchufes para la cocina… trae… trae…” y los misioneros con pena asentían a las peticiones con el doloroso pensamiento de: “cuanto más chismes traiga menos chorizos de la tierra caben en la maleta”.

Luis Ángel esta mañana va a Kokabo a celebrar un funeral. Comienza a la 8’30 de la mañana y llegó a casa casi ya mediodía.

Javier y Magdalena van a casa de las religiosas de Fô Bouré para la averías vistas el día anterior.

Las labores continúan en el campo de la electricidad. Las mujeres de las cooperativas cuentan ya con un sistema de seguridad en sus máquinas.

Por la tarde todo el grupo salió para la catequesis en Diidi. El camino se hizo largo, pues lo es, y los baches hicieron su trabajo en los cuerpos de estos “intrépidos misioneros”. En Diidi les dieron con “la puerta en las narices”, allí no apareció nadie, el catequista olvidó avisar a la comunidad y a eso se sumó que estaban de ceremonias. Luis Ángel le llevó a visitar a una familia de Diidi: papa Gastón y mama Beatriz, les recibieron en su casa con todos los honores, no sólo hubo el agua de bienvenida sino también caramelos caseros, “pequeñas piedras” (trocito de galleta frita), y iñame frito. Pasaron un buen rato con esa compañía.

Parece que el día estaba de que no, ya que de camino para Guesuobaani para la misa el coche empezó a perder fuerza y hacer ruido a nivel del motor. Luis Ángel decidió no para en Guesuobaani y seguir hasta Sinande antes de que la noche se echara, pero a medio camino el coche se paró definitivamente.

Ahí los tenéis a los cinco, más tres chicas que les acompañaban, en medio de la sabana. Luis Ángel avisó a las religiosas de Sinandé para que enviaran a un coche para recoger a las mujeres, mientras los hombres esperaban a Jean con el otro coche de la misión para remolcarlo. ¡Qué aventura! Les deparó este día. Cena y cama.

25 de febrero, viernes

Hoy toca la luz en la cocina, Carmelo dejó una instalación que ni color. El “polilla” de Javier, sin tubo que poner, cambia de oficio: ahora a pintor. Ayudado por una buena cuadrilla de mocitos y niños traslada y coloca los andamios en el depósito del agua de la misión. Encalarlo, así como la tapia del patio, se hará en un “plis-plas”. Luis Ángel, después de oír las diferentes opiniones de Magdalena y Candela, hace el color a su gusto y con las posibilidades de tintes disponibles; la verdad que hay que felicitarlo: el color no desentona con el entorno.

Al mediodía vienen los mecánicos de Parakou para llevarse el coche, la avería tiene guisos de ser importante: una biela rota que lo más seguro haya afectado a la junta de culata. Un poco antes de la llegada de los mecánicos llegaron los catequistas de la parroquia de la formación de Pereré.

A la tarde misa en Sakarú, a Luis Ángel le acompaña Magdalena. Algunos miembros de la comunidad la reconocieron y recordaron cuando, hace ya tres años, en su última visita, se estaba construyendo la iglesia y como ella ayudo a hacer el altar de la capilla.

Otro día que cerramos viendo a Luis Ángel en la moto camino del campamento peel y al resto de tertulia con la voz en off de los acontecimientos que en nuestro mundo tan revuelto pasan y la televisión nos narra a su antojo.

26 de febrero, sábado

A las siete de la mañana todo el grupo se da cita, junto un nutrido grupo, en la capilla para la celebración de la Eucaristía. Tras ella el desayuno y a las labores. La brocha para los pintores que en la mañana terminarán casi con el pintado del depósito y tapia. Carmelo a controlar e reinstalar cajas con sus diferenciales, dando seguridad y controlando la instalación de pueblo. Los albañiles después de algún que otro “bufido” de Luis Ángel retoman el ritmo. No sabemos si es una terapia antiestrés (de toda la gente que hoy pasó por el despacho) o es que realmente se lo merecían.

A eso de las 10 de la mañana las dudas de Candela y Magdalena sobre el estado de Rafael se disiparon al verlo aparecer en el coche después de varios días fuera de casa. ¡Son unas madrazas!

La comida, un poco más bulliciosa, invitó a un breve descanso para retomar fuerzas para seguir con la labor.

Javier con su nueva cuadrilla para el oficio de pintor terminaron de pintar. A Carmelo no le falta trabajo: “sin prisa, pero sin pausa”.

Rafael repasa su misa en bariba y descansa después de una semana de hincar los codos.

Luis Ángel con Magdalena van a Guroupkerou para la celebración de la eucaristía, una vez terminada fueron a casa de las dominicas para coger la lavadora que Carmelo intentará reparar.

Cena y tertulia cierran otro día.

27 de febrero, domingo

Rafael celebró en Fò Buouré y Nareru-Fô Buko. Se quedan con él Candela, Carmelo y Javier. Mientras Candela cocina los otros dos  desmontan andamios y limpian la cocina en espera de la pintura.

Luis Ángel y Magdalena hacer el recorrido dominical de Bukuro, Kosia y Yâro. En Kosia la gente se impacientó y comenzaron la oración dominical pesando que el cura no llegaba y que algo había hecho cambiar su presencia para la misa, así que Luis Ángel se “reengancho“ después del evangelio. Antes de marchar el presidente dio dos gallinas y un saco de iñames en agradecimiento de la venida de Rafael.

Terminadas las celebraciones, en casa comieron en el patio bajo el ficus. Después unos al descanso y otros de mudanzas cambiando camas y colocando mosquiteras en las habitaciones de paso y preparando la habitación para don Pedro.

La tarde la pasaron en casa descansando: unos leyendo, otros disfrutando de no hacer nada, otros…

Un domingo que cerraron con una cena española y su sobremesa.

Y de domingo a domingo y tiro por que me toca.

28 de febrero, lunes

Dos acontecimientos captaron nuestro objetivo en este día: la reunión de catequista y presidentes y la llegada de Don Pedro Hernández, párroco de Santiago de Calahorra, a la misión.

La reunión de catequista y presidentes se celebró como de costumbre en Sinandé. Casi todas la comunidades con sus representantes (catequistas y presidentes) participaron.

El orden del día fue el siguiente: celebración de la Eucaristía con la bendición de las cenizas del miércoles de ceniza (como lo sacerdotes no se pueden hacer presentes en todas la comunidades para el comienzo de cuaresma se bendicen las cenizas, se imponen a los catequistas y se les distribuyen para que ellos la impongan el miércoles en sus comunidades). Al comienzo de la celebración presentaron a los calagurritanos sobretodo para aquellos que no conocían a “los extranjeros”. Después de la eucaristía se pasó al salón donde se distribuyó el programa para los dos meses siguientes y se comentaron algunas inquietudes de las comunidades. Tras el trabajo la comida. Los sacerdotes y sus acompañantes comieron en casa de las hermanas dominicas.

Regreso a casa y vuelta a las tareas.

Sobre las seis de la tarde Juan Pablo regresa de Cotonou con Don Pedro. ¡Que expectación se pudo vivir esa tarde en la misión!; hasta parecía oírse en el ambiente esa tonadilla tan ya nuestra que nuestro cine español ha grabado en nuestra memoria: “te saludamos Don Pedro con alegría, ole, con ole….”

Instalado el nuevo huésped y constatando que sus vestimentas olían un poco a queso, nuestros intrépidos misioneros intuyeron que en las maletas llegaron alguna cosa más que “chismes”.

Y parece mentirá lo rápido que paso este día y para los visitantes el mes. “Que poquitos días nos quedan”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: