Agosto 2012

1 agosto, miércoles

Misa a la mañana, el la que hubo peticiones por el país de Benin en su día de fiesta, el día de la Independencia. El alcalde de la comuna se olvido, parece ser, de invitar a los padres de la misión para  su intervención en la oración con las distintas confesiones. Así que Luis Ángel pasa el día en casa y a sus anchas, haciendo un poco de “amo de casa”: limpieza de su cuarto, cocinar, descansar.

A los dos trabajadores de la misión les ha dado el día libre como día de su fiesta: la Independencia, pero Jean tan cumplidor viene a reparar la conexión de los motores que impedía dar corriente al pueblo.

A la noche los jóvenes se reúnen, hoy es la primera reunión del todo el tiempo de vacaciones.

2 agosto, jueves

Después de la Eucaristía de la mañana y el desayuno Luis Ángel se pone la ropa de trabajo y comienza a limpiar de piedras, cascotes de obra y basura el entorno del pozo, hasta las diez que lo deja para ducharse e ir a Bukuro para la cura de Veronique. Sor Felicité no ha venido y son Marie-Cleir y Luis Ángel los que hacen de enfermeros.

Comida, siesta y marcha a Buro para la catequesis. Luis Ángel recoge en Sinendé a sor Dominica, Manuel y Rosa, estos dos últimos, voluntarios de la comunidad de Huelva que han venido para hacer su voluntariado en casa de las hermanas. Manuel en el huerto y jardín y Rosa con la costura.

En Yâro recogieron a el catequista Jacobo y a medio camino el coche se les hunde en el barro. Luis Ángel olvido un camino alternativo para evitar el tramo de fango y para colmo en ese preciso momento pincharon la rueda trasera.

Después de varios intentos por sacarlo del barro con palos y ramas, Jacobo para una moto para avisar a los hombres de la comunidad de Buro para sacar el coche.

Con un buen grupo de jóvenes lograron liberar el coche del barro, pero al descolgar la rueda de repuesto se les presentó un nuevo problema, la rueda de repuesto esta también pinchada. Una moto llevo la rueda a Yâro y una vez reparada y colocada, después de una hora y cuarto, regresaron para Yâro para la celebración de la Eucaristía.

Finalizada la misa, regreso a casa, unos a Sinendé y otro a Fô Bouré donde después de la cena el descanso vino directo.

3 agosto, viernes

Eucaristía en casa a la mañana y de seguido al coche para ir a Parakou. El objetivo del viaje es hacer algunas compras, pero lo más importante: los papeles del coche nuevo, ya con casi 9000 kilómetros. Luis Ángel como Jean, que le acompañó, iban con miedo de no poder hacerlo todo ese mismo día, pero aunque la espera no fue corta lograron hacerse con todo el papeleo en este país de ventanillas donde al otro lado se suele encontrar uno a un funcionario con pocas ganas de trabajar o que salen de casa ya cansados. Pasada la visita técnica, sellada la documentación del coche mil veces con mil sellos, el coche está en regla, ¡increíble, pero cierto!.

Luego compras: verduras entre ellas las “paataatasss”, como dice Jean Paul el cocinero, enchufes para los motores, tubos, medicamentos para Veronique y…

Con todo hecho regreso a casa sin comer. Llegaron a las tres de la tarde, comer y un poco de siesta para salir Jean a Gamagui para la catequesis y Luis Ángel para Bukuro para la cura de Veronique.

Al llegar a casa la lluvia comienza y Luis Ángel se refugia en su cuarto en compañía de su libro de lectura.

Cena y la lluvia sigue cayendo impidiendo a Luis Ángel ir al campamento peel.

4 agosto, sábado

No hubo misa por la mañana. Después del desayuno Luis Ángel se pone la ropa de trabajo y limpia las hierbas cascajos de obra y piedras al lado del nuevo muro y cogió las referencias de los motores de las cooperativas y carpintería para un futuro proyecto que Juan Pablo está gestionando.

Comida y siesta. Jean va a Bukuro con Marie-Claer para la cura de Veronique y de allí fue a recoger a sor Dominica y los dos voluntarios: Manuel y Rosa, que irían a visitar a mama Veronique y de allí a Fô Bouré para reunirse con Luis Ángel para ir a la fiesta de Sakaru, en la que inauguraron la escuela Bombón.

A San Juan María Vianey está dedicada la capilla de Sakaru y la comunidad celebró con todos los honores a su patrón. La Eucaristía bien animada con cantos y con los espontáneos bailes de la varias mujeres. En la homilía recuerdo de la vida del patrón: San Juan María VIaney, el cura de Ars, destacando su actitud de evangelizador, de piedad y de caridad. Fue en la eucaristía donde presentaron a “los extranjeros”, la comunidad de Sakaru manifestó su alegría con aplausos y acogiéndoles como miembros más de la familia.

Finalizada la misa se dirigieron a la escuela Bombón para inaugurarla. Allí ya había un nutrido grupo de niños y jóvenes y no tan jóvenes congregados por la música de la orquesta local.

El acto de inauguración fue sencillo. Unas palabras de Luis Ángel agradeciendo en primer lugar a los donantes y a todas las personas del pueblo que se implicaron en la construcción de la escuela y una “arenga” a enviar a los niños a la escuela, el brindarles la posibilidad de hacer unos estudios para su desarrollo y progreso en la vida. A las palabras de Luis Ángel siguieron las del delegado del pueblo que también agradeció a los donantes su esfuerzo y “bendijo”  la escuela con el deseo de que en ella todos los niños del pueblo de Sakaru dieran sus primeros pasos en el mundo de las letras.

Y de los discursos y la entrega de un traje tradicional a Luis Ángel, los “extrajeros”: Rosa y Manuel tuvieron el honor de abrir las puertas de una de las clases dando por inaugurada la escuela. Un tropel de niños corrieron a sentarse en la sillas y los adultos admiraban con asombro el interior del edificio de dos clases y un despacho de dirección con su almacén.

Hubo más música, donde Rosa disfruto de la lindo con los niños y las mujeres moviendo el esqueleto.

También Manuel disfrutó ataviado con el traje tradicional bariba que Luis Ángel le invito a que se lo pusiera.

Y no hay fiesta sin comida,aunque sea un sencillo arroz. Y con mil sensaciones y el espíritu alegre llegó la hora de partir. Luis Ángel llevaría a Sinendé a Sor Dominica, Rosa y Manuel antes que la noche hiciera su aparición en este día de este santo: Juan María Vianey.

5 de agosto, domingo.

Hoy no será uno de esos días que podemos considerarlo como tranquilos. A la siete de la mañana Luis Ángel está de camino a Yara para la celebración de la Eucaristía. Un poco antes de llegar a Sekere recoge a un grupo de jévenes que van a Sekere para saludar a una familia que ha perdido a un niño de dos años. En Sekere se baja este grupo de jóvenes y se sube otro: dos catequistas y tres monaguillos para animar la celebración en Yara. Hoy son numerosos en la celebración y terminada la Eucaristía Luis Ángel les hace la foto familiar y luego van a casa de una anciano de la comunidad que ha perdido a su mujer, en la casa hacen una pequeña oración.

En Sekeré fue la segunda celebración de la Eucaristía. Antes de comenzar el presidente le plantea a Luis Ángel dos problemas, uno sobre una cría invalida a lo que Luis Ángel les orienta a dar los primeros pasos para una posible ayuda para la operación y rehabilitación y el segundo problema es la comunicación de la muerte de un hijo de uno de los catequistas que murió el lunes pasado, que intentaron contactar con él pero que fue imposible. Luis Ángel se excusó pues ese día se dejo el teléfono en el coche y totalmente descargado y que al cargarlo la llamadas no quedaron registradas. Les propuso celebrar la Eucaristía por el niño y al final de la celebración ir a la tuba y hacer una oración.

La Eucaristía fue aplicada por Lendrik, el hijo del catequista, y después de la Eucaristía hicieron la oración en a tuba, pero antes de esta oración Luis Ángel hizo la foto de familia de la comunidad de Sekeré.

La siguiente parada del día fue en Sinendé en casa de las Hermanas dominicas donde comió y se descanso un poco para más tarde salir hacia Fô Bouré para la celebración de la Eucaristía a las cinco de la tarde. En Fô Bouré también hizo la foto familiar de la comunidad después de “sermonearles” un poco para que tomen más en serio el cuidado de su capilla así como su participación en los trabajos comunitarios.

Después de la Eucaristía Luis Ángel descanso haciéndose la cena, cenando y viendo un poco la tele y atendiendo alguna que otra visita y llamadas de teléfono entre ellas la de Sor Felicité para comunicarle que ya estaba de regreso y que al día siguiente iría ella a curar a Veronique.

6 agosto, lunes
Con este lunes comienza una nueva semana en la misión. Hoy día tranquilo en “hacer y deshacer entuertos” de despacho de consultas y consejos, eso a la mañana ya que a la tarde Luis Ángel se descansa en su cuarto con un ataque estomacal o descomposición y que en un castellano puro sería una “ca…”
La misa a la tarde con un buen grupito de fieles.
Dieta blanca y a la cama.

7 agosto, martes
Hoy en el programa de Luis Ángel se contemplaba el descenso a Cotonou para hacer una compras para casa y recoger a Rafael de hoy a dos días tras su vacaciones. Pero la “noche fue toledana”. La descomposición debilitó el cuerpo y el estomago seguía sin asentarse, así que, sabiamente, pospuso el viaje contando que la llegada de Rafael sería dos días más tarde.
Día de cama con suero y dieta.

8 agosto, miércoles
Después de una noche tranquila y recuperado un poco el cuerpo Luis Ángel acompañado de Jean, el trabajador de la misión, salen para Parakou. Jean conduce y en Parakou bajan de la caja del coche la moto con la que regresará a Fô Bouré después de reparar la bomba de gasoil de uno de los generadores. Luis Ángel continua sólo su camino.
Llegando a Bohicon Luis Ángel toma la carretera a Cotonou por Allada, carretera sembrada de baches, para ver si su estado ha mejorado con los parcheados que algún misionero dice que echaron, y decía bien al decir “echaron” tiempo pasado y bien pasad. Del parcheado solo queda la grava en la cuneta desprendida de los antiguos y nuevos agujeros.
Parece que la suerte en el viaje no acompaña a Luis Ángel, en Alada un cartel escrito sobre una tela indicaba una desviación por obras, cartel que Luis Ángel no vio por estar en el suelo. Con su desconocimiento siguió su marcha y a los pocos kilómetros pincho. Cambió la rueda, bajo un sol de justicia, siguió camino y a unos cuantos de miles de metros más adelante se topo con el corte de la carretera por obras. Imposible de pasar y sin desvió previsto sólo le quedaba el retroceso. Vuelta a Alada y tomar una pista hasta Auhida y de allí a Cotonou. Su previsión de llegar a Cotonou a las dos de la tarde se trastoco en dos horas de más de viaje.
Una vez en Cotonou búsqueda de alojamiento, arreglar el pinchazo y hace el paralelismo del coche, unas compras, cena y descanso.
François y Fhilipe de mensajero de la paz acompañaron a Luis Ángel en su primer día en Cotonou.

9 agosto, jueves
Día de compras y búsqueda de la bomba de gasoil para uno de los generadores, en Parakou no pudieron reparar la bomba.
Visita al Viceconsulado español para saludar a Hermion, la secretaria del vicecónsul, que dejará su trabajo en este mes.
Las última comprar e ir al centro de Mensajero de la Paz de niños de la calle para recoger a François y Fhilipe para comer juntos.
En el centro los niños esperaban en la furgoneta para ir al tutelar de menores donde los niños pasarán un tiempo para dar vacaciones al personal del centro de acogida de Mensajeros de la Paz.
En el coche de Luis Ángel cargaron los enseres de los niños comida y material cedidos por Mensajeros de la Paz.
La sorpresa fue que en el tutelar de menores el secretario del comisario no dio la comunicación a su superior de la llegada de los niños y la hora y al verse “invadido” por el grupo de niños y a la hora del descanso de mediodía aplazó la recepción de los niños hasta las tres de la tarde. Sólo quedaba esperar. Menos mal que los niños ya habían comido, únicamente en todo el grupo de niños, monitores y visitantes quedaban tres pardillos sin comer que se relamían y lamentaban de degustar un buen pescado frito. Calmaron sus estómagos con unos plátanos y unas galletas.
Terminado el entuerto del Tutelar de menores regreso al centro para dejar el furgón de mensajeros y continuar con el 4×4 en búsqueda de Justine alija mayor de Jean que regresa a casa para sus vacaciones. Regreso al centro donde Justine dormirá. Un poco de charla y Luis Ángel se va al hotel donde cena y se reposa un poco antes de la llegada de Rafael de sus vacaciones.

10 agosto, viernes
A las cuatro y media de la mañana Luis Ángel deja el hotel y recoge a Justine en el centro de Mensajeros de la Paz. A las cinco y diez de la mañana entran en el aeropuerto. Rafael viene con una pareja amigos suyos: Minerva y Manuel.
5, 42 de la mañana el avión aterriza.
Rafael con su francés fluido y no olvidado, después de varios meses sin practicarlo, le explica a un agente de aduanas que es misionero y que va acompañado de dos amigos y que en sus maletas no hay nada que declarar y todo esto con un botijo de seis litros en las manos. El agente les da paso y los chorizos, quesos y varias delicatessen pasan el control.
El saludo con un abrazo entre Luis Ángel y Rafael da constancia que no es lo mismo la vida que la buena vida, ya que el primero, no así como el segundo, su barriga ha disminuido.
Tras los saludos y las nuevas amistades de Manu y Miner tocó cargar el coche de maletas y comenzar el camino de ascenso a la misión por Porto Novo.
En el viaje mil explicaciones para los “extranjeros” del guía oficial: Rafael, eso sí hasta que le duro la cuerda y se quedo dormido, como sus auditores.


Parada en Bohicón para comparar fruta y un poco más adelante en Dassa hacen otra parada para la tradicional tortilla, un tentempié, hasta Parakou para la comida y seguir camino hasta la misión.
A las seis y media de la tarde, Rafael y visitantes toman posesión de sus aposentos y de sus maletas comienzan a salir aromas y colores del terruño.
Cena y Luis Ángel se va al campamento peel, como viernes que es.
El viaje en avión más el viaje en coche ha dejado a nuestros visitantes exactos y el reposo llama.

11 agosto, sábado
Bien mandado Rafael celebra a las siete de la mañana mientras Luis Ángel regresa del campamento.
Después del desayuno Rafael comienza a reinstalarse en su habitación y atiende las visitas de saludo de las gentes.

Manu y Miner no pierden el tiempo saliendo a pasear por el pueblo a empaparse de esta realidad del norte del Benin.


Luis Ángel con Jean instalan la bomba de gasoil del generador.

Hora de comer y la siesta. Rafael acompañado de Miner, Manu, Marie-Cleir y Sor Felicité salen hacia Kobi y Bukuro para la catequesis y la cura de Veroniqui.

La lluvia les sorprende, así como a Luis Ángel, Sor Dominica y la voluntaria Rosa que iban de camino para Kosia para la celebración de la Eucaristía.

La catequesis en Kobi fue imposible, no así la Eucaristía en Kosia.

Teminada la pastoral ya en casa una ducha y la cena. Luis Ángel después de la cena tiene una reunión con los padres de los niños de primera Comunión para preparar un poco la ceremonia.
Tertulia y cama.

12 agosto, domingo
Luis Ángel celebra en Guesubaani, Sinendé y Yâro. En Guesubaani hace la foto de la comunidad.



Rafael acompañado de Manu y Miner celebra en Fô Bouré y Sonka. También estaba previsto Seeru, pero el catequista olvido mirar el programa y no avisó a la gente y celebraron la liturgia de la Palabra de buena mañana.

Después de comer y un pequeño descanso charlando en el comedor Rafael y sus amigos van al mercado de Siki, acompañados de la animadora Lea, para la compra de unas telas. Luis Ángel queda en casa terminando el video de los 25 años de la misión en versión bariba.

Al caer la tarde quedaron en casa de las hermanas de Fô Bouré para pasar un rato juntos, donde no faltaron las palomitas y los refrescos para amenizar más si cabe el momento.
Preparación de la cena, cena y tertulia antes de ir a la cama y clausurar una semana más de esta misión.

13 agosto, lunes

Con Rafael en la misión el ritmo de la actividad parroquial se reactiva. La reunión de catequistas marcará esta jornada.

Manu y Miner hacen de chóferes para llevar a Marie-Cleir y Sor Felisité a Bukuro para la cura de Veronique. Rafael y Luis Ángel esperan en la misión para recoger a los catequistas de la zona y emprender el camino hacia Sinendé para la reunión.

La reunión comenzó con la Eucaristía y seguido fueron a la casa de las Hermanas de la Anunciata donde vieron un video, doblado en bariba, sobre la historia de la parroquia. La reunión comenzó con una serie de informaciones y consejos para las celebraciones de la Eucaristía. Rafael comentó que ha de hacerse un esfuerzo para la autofinanciación de las comunidades y de allí derivó a un debate sobre los distintos proyectos hechos por la misión y su gestión. El debate duro un buen rato casi dejando escaso tiempo para la presentación del programa y preparación de la fiesta de los 25 años de presencia de los sacerdotes riojanos en la parroquia de Fô Bouré.

La presentación de los extranjeros no faltó, ya que una vez terminado su labor humanitaria se sumaron a la reunión.

Extranjeros, curas y monjas comieron juntos.

De vuelta en casa un poco de descanso, de estar por casa.

Al final de la tarde Rafael celebra en Fô Bouré la Eucaristía mientras que Luis Ángel, Manu y Miner siguen con su descanso leyendo sus libros y mirando las fotos de la última jornada.

Después de la cena visitas. Entre ellas unos peeles comunicando que una mujer de su campamento dio a luz y en el parto murió por una hemorragia. Venían con la intención de confiar a los misioneros al niño. Luis Ángel les explica que los sacerdotes ni las religiosas pueden hacerse cargo del niño, pero que las religiosas tienen un centro de nutrición de niños y que es posible que el niño salga adelante, solo hace falta que alguien cuide al niño en casa de las hermanas durante un tiempo hasta que se haga con la dinámica del biberón, la leche y los cuidados sanitarios estaban asegurados. Luis Ángel les insiste en la necesidad de que alguien esté con el niño en el centro de las hermanas, pero si rechazaban esta propuesta y que los curas o monjas se tengan que hacer cargo del niño no lo verán más; pues darán parte a la autoridad y el niño será enviado a un orfanato, pero tanto un caso como en otro el niño ha de ir a casa de las hermanas para que dejen de darle leche de vaca y no muera. La familia acepto y quedaron que a la mañana el niño estaría en casa.

La misión estaba en silencio, todo el mundo descansaba cuando a las dos de la mañana el móvil de Luis Ángel suena. Una llamada desde el dispensario, un mujer tiene problemas para dar a luz y hace falta evacuarla al hospital de zona de Bembereké (34 kilómetros) y no encuentran coche en le pueblo. Luis Ángel hace de ambulancia, la lluvia cae, tanto a la ida como a la vuelta y la pista se convierte en una pista de patinaje. Cumplida la misión vuelve a su descanso amparado por el silencio de la noche, roto por el tintineo de la lluvia.

 14 agosto, martes

La lluvia no cesó de caer durante toda la noche y buena parte de la mañana, impidiendo a Luis Ángel ir a la celebración de la Eucaristía al pueblo de Siki a las siete de la mañana, dándole una tregua a su descanso. Rafael celebró a la mañana con un único fiel al que la lluvia no le amedrentó.

La mañana se pasa por la misión preparando la fiesta del día siguiente: día de la parroquia. Un regimiento de jóvenes limpian la iglesia antes de meter los adornos. Mientras Manu y Luis Ángel colocan un cuadro de la Virgen en la cabecera del altar.

Miner organiza el armario del material escolar como buena maestra dominando el asusto.

Entre unas cosas y otras llegó la hora de comer y la siesta.

En el programa estaba previsto la catequesis en Kparo, pero el catequista de Sekeré avisó que la pista estaba intransitable y que no sería prudente ir, así que Rafael, Manu y Miner se descasaron en casa y acompañaron a los jóvenes en el desfile y animación por el pueblo anunciando la fiesta.

Luis Ángel con Sor Felicité y Marie-Claer fueron a Bukuro para la cura de Veronique. De regreso paran en un campamento peel de la familia del niño que perdió la madre en su nacimiento. Desde la mañana esperaban al niño en casa de las hermanas, pero no llegó.Luis Ángel habla con el responsable del campamento de la gravedad de que el niño siga alimentándose con leche de vaca y que es urgente de llevar al niño a casa de las hermanas. El viejo de la casa dice que son las viejas quienes se niegan a que el niño vaya a la casa de las hermanas y que ha sido el niño el que ha querido o provocado eso (según la mentalidad de los peeles). Luis Ángel oyendo eso no le da otra opción al viejo, irá a buscar al niño dando parte a la gendarmería. El viejo ve la determinación  de Luis Ángel y  accede a enviar a alguien con el niño al día siguiente. Luis Ángel se niega a esperar un día más y decide ir a buscarlo. El problema es que con el coche era imposible acceder hasta el campamento donde el niño estaba, así que volvió a casa para dejar a Sor Felicité y Marie-Cair y cogió la moto para acceder al campamento guiado por una pareja primos del nato. La dudas volvían asaltar a Luis Ángel: ¿rechazarían las viejas la palabra del responsable del campamento?, ¿cómo se tomarían su presencia en el campamento?… La verdad que no fue difícil la situación. Después de la espera sobre una esterilla mientras todos los miembros del campamento hacían su oración (musulmán) de la tarde, vinieron los saludos y la invitación a comer y directamente a recoger al niño con su acompañante, ya estaban avisados de la llegada de Luis Ángel y de su intención.

El recorrido de vuelta con sus caminos irreconocibles por la noche y la tortuosidad de su trazado se hacían menos pesados y más cortos sabiendo que el niño esa misma noche sería bien alimentado y recibiría los primeros cuidados sanitarios.

Ya en casa de las hermanas Luis Ángel confió al pequeño al que puso por nombre Eli y llegó a casa casi cuando los jóvenes terminaban el teatro de víspera de fiesta.

 15 agosto, miércoles

Por ser día de fiesta el toque de diana se retrasa.

La fiesta comienza con la Eucaristía a las diez de la mañana. Al comienzo de la celebración poca gente, la lluvia hizo aparición por la mañana y los fieles encontraron excusa para su retraso.

En este día cinco niños, cuatro niñas y un niño, recibieron la Primera Comunión. Ellos prepararon con sus padres la oración de fieles que hicieron en su momento, así como las ofrendas y un dibujo que presentaron y obsequiaron a la Virgen al final de la celebración.

Rafael presidió la Eucaristía y en la homilía hablo del amor a la Virgen.

Manu al final de la celebración “se quedó” con todo el mundo haciendo sonar su dulzaina al que acompañaron los tantanes y las palmas de toda la feligresía.

De la Misa a la mesa, aunque antes hubo unos juegos para los más pequeños y la invitación a pasar por las distintas casas de los comulgándoos.

Acompañaron en este día a los misioneros, la hermana Felicité de la comunidad de Fô Bouré y sor Rita una religiosa que pasó por la comunidad años atrás, también se hicieron presente tres religiosas de la comunidad de Sinendé: Sor Dominica, Sor Patricie y Sor Catherine acompañadas de los voluntarios Rosa y Manuel y también François de Mensajeros de la Paz.

Después de la comida y de despedir a los comensales Manu y Luis Ángel instalaron una luz en el muro exterior de la capilla para iluminar la plazoleta donde se haría el teatro de la noche.

Un poco antes de la cena los trabajadores de la misión: Jean Paul, Jean y Jac, cocinero de Bembereke con su mujer Berta, visitaron a los sacerdotes para festejar el día con una cerveza.

Prepararon la cena y una pequeña intervención para el teatro de la noche.

Mientras cenaban la gente fue tomando sitio en el teatro improvisado al aire libre. A las 20’30 el teatro comienzó con intervenciones de distinto grupos: niños, jóvenes, mujeres, curas y monjas… todos tuvieron su intervención.

La noche refrescaba y el acurrucarse por paliar el frío a más de uno le dio la ocasión de se reposarse un poco, a pesar de los relámpagos de los flash de las cámaras de fotos.

La intervención de los misioneros, extranjeros y religiosas como siempre puso el broche final del teatro y la rúbrica de lo bien hecho y festejado en un día de fiesta: la fiesta de la Parroquia.

16 agosto, jueves

Después de la fiesta hubo tiempo para el descanso, la misión abrió los ojos un poco más tarde de lo habitual.

Ya todos en pie la labor primera es la cura de Veronique en Bukuro que van Rafael y Manu acompañados como siempre por Sor Felicité y Marie-Clair. No fue fácil, los dolores son cada vez más fuertes y la cura le incomoda.

Después de la cura los dos misioneros con sus dos extranjeros salen para Bembereke. Comer y conocer un poco la cuidad es el objetivo.

Después de comer Manu y Miner visitan el mercado de Bembreke mientras Rafael y Luis Ángel platican y reflexionan profundamente en la sala-comedor de la misión asturiana.

De regreso de Bembereke parada en el pueblo de Tumé para la catequesis y seguido a Fô Bouré para la celebración de la Eucaristía.

La cena, tertulia y el aviso desde Seeru que la mujer del catequista Remón ha fallecido.

 17 agosto, viernes

Rafael celebra a la mañana en casa, durante la misa un camión llega a la plaza de la misión cargado con el material eléctrico de diferentes proyectos: baterías, paneles.

Después del desayuno Luis Ángel va a N’Dali con François (de mensajeros) a recoger una mesa que faltaba de la escuela Bombón de Sakaru.

Manu y Miner van a visitar la casa de las hermanas y el centro nutricional. Manu es contratado para hace algún trabajillo de fontanería. Al punto de marchar un coche llega a la misión, Aurora funcionaria de la Comunidad Económica Europea trabajando en Benin y su marido José María son los ocupantes. Vienen de paso con la referencia dadas desde Bembereke, acompañan a Manu y Miner en su visita a las hermanas y comieron en la misión para seguir camino de Natitingou.

Después de comer la pastoral. Rafael con Manu y Miner van a Gamagui para la catequesis, después de esta toque de dulzaina y fiesta con los niños. Con el fin de fiesta regreso a casa con parada en medio de un campo para recoger el ofrecimiento de un paisano de sus primeros ñames de la temporada y la visita a Nestor el presidente de los catequistas en su casa de Siki.

Luis Ángel va a Seeru para la celebración de la Eucaristía y aprovecha para hacer la oración en la tumba de la mujer del catequista que falleció el día anterior. En su camino de ida se cruza con dos coches, son los miembros de la Fundación Salvador Soler y Energías sin Fronteras que vienen a visitar la misión.

De regreso de la pastoral los nuevos extranjeros son acogidos y la charla de una y mil cosas comienza alargándose hasta la madrugada.

Luis Ángel esa noche no se quedará en el campamento peel, sólo hará la oración y regresa para seguir con la charla con los miembros de la Fundación Salvador Soler.

18 agosto, sábado

A las siete de la mañana Luis Ángel celebra en casa.

Los visitantes después del desayuno visitan el centro nutricional de las hermanas de Fô Bouré. La lluvia les sorprende y quedan durante un buen rato atrapados en casa de las religiosas.

Una vez cesada la lluvia visitan las cooperativas de mujeres y sala de los generadores. Alguna que otra idea sale después de lo visto.

La comida y casi seguido partida con todos los extranjeros con Rafael hacia Sekere para ver la colonia de caimanes y la celebración de la Eucaristía en la comunidad. Al finalizar la celebración presentación de los extranjeros amenizados con bailes al son de los tantanes y la dulzaina de Manu.

Luis Ángel quedó en casa trabajando en su despacho poniendo en orden varias tareas.

Antes de la cena un pequeño grupo de los visitantes parten para Parakou y el resto sigue con su charla de posibles proyectos, su viabilidad y bla, bla, bla… hasta la madrugada.

19 agosto, domingo

El gerente de la Fundación Salvador Soler: Ramiro con el voluntario de Energías sin Fronteras: Emilio salen de Fô Bouré camino de Kandy después de ver y preguntar sobre el trabajo y posibles proyectos en la misión.

Rafael con Manu y Miner son los primeros en salir de casa este domingo, las celebraciones en Kosia con la foto de familia en Bukuro con la Comunión llevada a la enferma de cáncer de mama Veronique y en Diadia hicieron el cupo dominical para este trío, como diría Manu “es como todo”.

Luis Ángel celebró en Fô Bouré, Sakaru y Nareru-Fô Buko en este último pueblo hizo la foto de familia.

Después de la comida Rafael con sus amigos Miner y Manu salen para Natitengou para hacer un poco de turismo les acompañan Jac, el cocinero de Bembereke y su mujer Berta que aprovechan la ocasión para saludar a su familia.

Luis Ángel va con Sor Felicité a la tarde a Bukuro para la cura de Veronquie y aprovecha para comprar gasoil y visitar la obra de los despachos de Sinendé. Ya en casa un grupo de jóvenes viene para charlar un poco sobre la preocupación de la comunidad cristiana de Fô Bouré y de la poca respuesta que están dando a la propuesta de participar para pintar la Iglesia.

Con la cena y cama se cerró el día y la semana.

20 agosto, lunes

Los arreglos de la misión siguen poco a poco. Luis Ángel aprovecha este día para ponerse al día en sus tarea de administración, aunque araña un poco de tiempo a la jornada para poner un poco de orden en la despensa. En la mañana de este día llegaron los nuevos armario de las habitaciones de paso.

Fue Jean quien llevó a la tarde a Sor Felicité y Marie Claer a Bukuro para la curación de Veronique, mientras Luis Ángel seguía con su tarea en el despacho y la celebración de la Eucaristía al final de la jornada.

Manu, Miner y Rafael siguen en su turné de turismo por la región de la Atacorá:

El hospital de Tangueta con la visita a las hermanas Teatinas entre ellas dos españolas: Cristina y Carmen es obligada, un baño en la cascada y la visita a la curiosa etnia de los somba con la visita a sus casas los “tata”.

A la tarde regresaron a su campamento base, la casa de las hermanas de la Pequeña Familia de María, donde coincidieron con Emilio y Ramiro de Energías sin Fronteras y de la Fundación Salvador Soler.

21 agosto, martes

Luis Ángel celebra a la mañana en casa y sigue toda la mañana con sus trabajos de despacho y preparar la maleta para su fugaz viaje a España para casar a su hermana.

“El trío calavera”: Rafael, Manu y Miner ultiman su visita en el Atacorá llegando a comer a Fô Bouré.

Después de la siesta Luis Ángel sale hacia Gorobani para la catequesis. La pista de acceso está muy estropeada, inaccesible en coche, así que Luis Ángel va con la moto acompañado el catequista de Donné. A medio camino caen con la moto sin más percances que unos rasguños. En Gorobani catequesis y foto de familia.

Rafael con sus amigos van a Diidi para la catequesis y seguido a Guesubaani para la celebración de la Eucaristía, también aprovechan para despedirse de Sor Dominica en Sinendé.

Dos médicos de la asociación francesa Fhans, colaboradores con el centro nutricional de las hermanas de Fô Bouré, se hacen presente este día. Después de la cena se acercan a la misión para charlar un poco con Rafael y Luis Ángel.

La velada se alargó un poco.

A las doce de la noche una moto rompe el silencio de la noche en el patio de la misión, viene del dispensario con la enfermera solicitando ayuda. Hay una dificultad en un parto y hay que evacuar a la mujer al hospital de zona. Luis Ángel vuelve hacer de ambulancia y de regreso sobre la una y media de la noche vuelve a retomar su descanso.

 22 agosto, miércoles

Rafael celebra la Eucaristía a la mañana. Después del desayuno toca la partida hacia Cotonou. A Manu y a Miner se les acaba su estancia en la misión y Luis Ángel tomará el avión para la boda de su hermana.

Salen con dos coches: François y Jean salen con el coche cabina simple, con el que regresará Luis Ángel después de la boda, en este coche cargaron una moto con la que Jean haría unas compras de varias piezas de los generadores y regresaría a Fô Bouré. Rafael, Manu, Miner y Luis Ángel van el otro coche hasta Parakou, allí Luis Ángel se cambia de coche para ir hasta Cotonou con François.

Pararon en Dassa a comer, a la llegada de Cotonou alguna compra antes de ir a la casa que un grupo de congregaciones de religiosas de América latina alquilaron para el servicio de residencia cuando tienen que descender a Cotonou desde el norte. Nuestro misioneros aprovecharon el ofrecimiento de la casa.

Fueron a cenar a casa de Aurora,  funcionaria de la Unión Europea  en Benin,  José María su marido improvisó una cena, como un buen amante de la cocina, para estas nuevas amistades. Terminada la cena a casa después de un día largo de viaje.

23 agosto, jueves

Rafael con Manu y Miner salen temprano camino del pueblo lacustre de Gamvié, otra zona curiosa y como curiosa turística del Benin. Después de negociar la piragua para la visita y el recorrido turístico fueron al centro artesanal para comprar algún recuerdo y aprovecharon para comprar en el supermercado para hacerse con la intendencia de la misión.

Luis Ángel espero en casa hasta las diez a François para hacer el registro de sus maletas para el vuelo de la noche.

Terminando uno el registro de maletas y los otros sus compras se juntaron para ir juntos a comer a Auhida. Fueron por la ruta de los pescadores, antes de comer visitaron la “puerta del no retorno” y la puerta conmemorativa de los primeros misioneros.

Después de comer regreso a casa para ultimar la partida, mientras Rafael con Manu buscaban una nevera y hacían las últimas compras.

Esa misma tarde llegó Fernando Azofra antiguo misionero en Fô Bouré, viene para pasar un mes en la misión y unirse a la fiesta de los 25 años de la presencia de los sacerdotes riojanos en Fô Bouré. Le acompañan a Fernando: Alodia y Sergio que pasarán algún día en la misión.

En una pizzería cercana al aeropuerto cenaron todos juntos: los recién llegados como los que ese mismo día partían: Luis Ángel a las once y media de la noche y Manu y Miner a las cuatro de la madrugada.

Rafael despidió a uno y otros.

24 agosto, viernes

Toca madrugar a los que parten y a Rafael que tiene que llevarlos al aeropuerto. Así que a las cuatro de la madrugada en pie y hacia el aeropuerto. Manu y Miner parten contentos hacia casa y Rafael corriendo a ver si puede dormir un rato más antes de hacer las últimas gestiones en Cotonou. A las siete de la mañana Rafael y Fernando se dedican a preparar la partida mientras los jóvenes duermen. Una vez todos despiertos quedan con François de mensajeros de la paz y van a hacer cambios de dinero y comprar un poco de pescado en el puerto de Cotonou. Con la nueva nevera de viaje se puede llevar cualquier cosa. Después unas piñas y a las once y media de la mañana emprendieron viaje hacia el norte. En Bohicon parada a comprar naranjas y ver a una monja amiga de Fernando.

Después de la comida reparadora en Dassá, la lluvia hizo su aparición durante el viaje. Llegada a la misión alrededor de las nueve de la noche. Cena y un montón de visitas para el anciano misionero Fernando.  Charla y a dormir tarde y cansados.

25 agosto, sábado

A las siete de la mañana celebraron misa Fernando y Rafael a la sazón. Al terminar más saludos a Fernando. La hermana Felicite pregunta si van a ir a Bembereke a los votos perpetuos de cinco franciscanos de la Inmaculada. Se suponía que era día de descanso, pero junto a la hermana todos fueron a la celebración e inauguración de un nuevo internado para chavales que han hecho los hermanos allí. Después de comer todos fueron a curar a Veronique. Fernando, con la emoción a flor de piel, volvió a encontrarse con esa mujer tan especial, ella le recordaba perfectamente. Se suponía que era día de descanso, pero al final fue otra jornada agotadora, aunque es verdad que cuando llegaron al pueblo las monjas les invitaron a un refresco y a palomitas que tanto le gustan a Rafael. Por la noche Rafael ayudó a Fernando a preparar el maletín para las celebraciones del día siguiente.

26 agosto, domingo

A las siete de la mañana desayuno y Rafael parte junto a Andrés, un joven de la comunidad de Fo-Bouré, hacía Kokabo. El catequista una vez más se despista con la hora y hay que esperar un poco a que la celebración se vaya llenando con la comunidad. Posteriormente celebrará en Siki y terminará en Moosi. Fernando celebra en Fo-Bouré y después lo hizo en Wari terminando en Sinendé. Las monjas despistadas habían convocado a la comunidad a las diez de la mañana.

Todos llegaron tarde a casa, pero comieron a gusto excepto Sergio que tiene una buena diarrea. Rafael declara que empieza a tener la tripa mal también. La tarde tranquila para Rafael. Fernando junto a los jóvenes Sergio y Alodia se fueron con Lea (animadora de la comunidad) al mercado de Siki para comprar unos paños de tela. Por la noche Sergio se siente fatal con su estomago, los otros tres se prepararon una cena de marqueses. Luego una charla profunda con los jóvenes sobre la vida y a dormir. Las consecuencias de la cena para Rafael las contaremos la semana que viene.

27 agosto, lunes

Dicen que de grandes cenas están las sepulturas llenas, a nuestro querido Rafael los excesos de llenarse el vientre no dan con él, pero si lo dejan un poco fuera de combate, este día lo pasa en ayunas haciendo solo “el servicio de ir al servicio”.

Sergio también está afectado, a lo que las incomodidades intestinales se refieren, pero no le impide visitar las cooperativas de las mujeres, el tractor y un paseo por el pueblo con Alodia y Fernando. La tarde la pasaron con más paseo y visitas.

Fernando celebró por la tarde y después de la misa la cena a la que ya se sumó Rafael recuperado. Tertulia y cama.

28 agosto, martes

Después de la celebración de la Eucaristía celebrada por Rafael y desayunados todos, la guerra comienza en la misión.

Fernando, tan bien dispuesto a arreglar lo que se ponga por delante, entra en la habitación de Rafael para arreglar una lámpara. Rafael viendo la buena disposición de Fernando y como se desenvuelve con las herramientas comienza a pedirle más arreglos y de uno pasan a cinco en la misma pieza, así que su habitación se llena de chismes, cables, interruptores, taladros… y se oyen los chillos: “Fernando, calla y termina con esto que aquí no hay quien esté con tanto chisme”.

Alodia y Sergio hacen de pinches apoyando  a su párroco.

Después de la comida y la siesta, Rafael queda en calma al irse Fernando con Alodia y Sergio a Yara para la celebración de la Eucaristía y a Kparo para la catequesis acompañados de Nestor de Sekere.

La lluvia cayó con intensidad esa tarde. Las pistas cada día que pasa son una aventura.

29 agosto, miércoles

Rafael celebrará durante toda la semana en casa, dejando a Fernando la salida a los pueblos para que Alodia y Sergio vayan conociendo la parroquia y sus comunidades.

La habitación de Rafael es un vergel de cables y demás útiles de montaje eléctricos a la espera a que Fernando termine su labor, la cual deja aplazada una mañana más para ir de visita a casa de las Hermanas de Fô Bouré con los “dos pipiolos”.

A la tarde visitan, Fernando, Alodia y Sergio, la comunidad de Wari.

La noche después de la cena es para acoger a las visitas y dar a la sin-hueso.

30 agosto, jueves

Hoy es el tercer día que Rafael no tiene luz en la habitación. Al parecer la pequeña reparación se ha alargado y alguno tiene la cabeza más dura que el cemento armado y pensar que con dos cables se hace lo de tres es hacer milagros, pero ¡donde hay fe para que meterse la ciencia!.

Pero la cosa no queda ahí. La antigua gotera de la habitación de Rafael vuelve a aparecer y “Otilio, chapuzas a domicilio” se pone manos a la obra y Rafael reza para no dormir a cielo raso.

La tarde no dejó de dar sobresaltos al pobre de Rafael con nuestros intrépidos misioneros  Fernando, Alodia y Sergio que con una cuadrilla de Huelva, de paso en casa de las hermanas de Sinendé para visitar a sus compañeros de promoción de voluntariado, se hundieron en el barro camino a Buro y llamada de teléfono:

Fernando: Rafael, que nos hemos hundido en el barro en medio de la sabana y no hay manera de sacar el coche. Coge las chapas que hay en el garaje ….

Rafael: Pero me tomas el pelo.

Fernando: que no.

Rafael: ¡Atontaou! Ahora voy.

Y Rafael con su santa paciencia explica a los de Tume que el padre Fernando esta en un apuro y que a de ir a rescatarlo. En Siki, después de hacerse con toda la logística para sacarlos del barro, otra llamada:

Fernando: pero ¿vienes o no?

Rafael : que estoy de camino, se paciente hermano….

Minutos más tarde otra llamada.

Fernando: date la vuelta que con unos muchachos hemos logrado sacar el coche, nos vamos para Yâro para la misa, nos vemos en casa.

Rafael: ¡no lo quiera….!

Uno llegó a celebrar en Yâro, los pipiolos a tomar unas cervezas con los de Huelva y el otro en Fò Bouré la exposición y la Eucaristía. Y a la tarde noche, antes, durante y después de la cena a recontar la historia y a reírse uno de otro.

31 agosto, viernes

Parece que Rafael tiene en este día un poco de suerte. Los cables vuelven a su sitio y el arreglo de su gotera es realidad.

No hemos dicho nada de Veronique, pero siguen yendo a curarla cada día y medio, las fuerzas le van mermando.

La lluvia cae con fuerza durante todo el día, e impide que salgan a la pastoral a la tarde, ni Gaaru pudo tener su catequesis, ni Sonka su celebración de la Eucaristía.

A la noche después de la cena estrenan el nuevo captador de cadenas con el partido de los colchoneros con el Chelsea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: