Una nueva etapa

Estimado lector de este blog. Debemos pedir disculpas por la falta de información estas dos últimas semanas. Desde el domingo 23 de abril no tienen noticias nuestras. Ha sido época de despedidas, días emotivos y a la vez de agradecer a Dios. La diócesis de La Calzada-Calahorra y Logroño, después de más de treinta años de entrega generosa por estás tierras, donde empezó Jesús María, y le siguieron José Andrés, Fernando, Juan Pablo, Miguel Angel, Luis Angel, todos ellos sacerdotes. También laicos como Alberto, Eduardo, Javier y Magdelena, Angelines, y tantos otros que con cariño, desde tierras riojanas, han dejado lo mejor de ellos para poder anunciar la Buena Nueva a las buenas gentes de Fo-Boure. Pues después de tanto tiempo, con la despedida de Juan Pablo la misión de Fo-Boure no será más misión diocesana de dicha diócesis. Pero seguirá siempre formando parte del corazón de los riojanos y teniendo una vinculación muy estrecha con ellos. En nombre de todos los habitantes de lo que hoy son dos parroquias, Fo-Boure y Sinende, desde esta página queremos dar las gracias a todos ellos, por su gran labor y por haber anunciado a Cristo. También por desgracia les comunicamos que esta página, en principio, no será actualizada en adelante. Pero damos las gracias a quien la inició, a quienes han escrito en ella y sobre todo a los lectores que han seguido con cariño y dedicación los avatares de la misión. La misión siempre continua, nunca se cierra. Simplemente son nuevos tiempos y nuevas gentes que se harán cargo de ella. Pero la Rioja ha dejado un sello imborrable por estas tierras.

Anuncios

Del 17 al 23 de Abril

El lunes 17, fuimos a Sinandé para celebrar con aquella parroquia el Lunes de Pascua. Fue un bonito encuentro en el que Juan Pablo aprovechó para dar las gracias y despedirse de sus antiguos fieles.

El martes 18, Rafael, con toda la juventud de la parroquia, comenzó la marcha en bici hasta la parroquia vecina de Tobré. Dos días de convivencia para unos 200 jóvenes (de Sinandé -con su vicario Macaire-. Tobré y Siki-Fô-Bouré, viviendo el espíritu de la Pascua. Nos acogió el párroco de allí Jean Noël. Música, animación, reflexión, eucaristías… y vuelta de nuevo en bici bajo el sol del miércoles por la mañana.

Juan Pablo comió el martes en Tobré y de ahí se fue hacia Tanguieta deteniéndose en la cascada de Kota, y en el obispado de Natitengu para saludar al obispo. Ya en el hospital de Tanguietá agradeció al hermano Florent, de San Juan de Dios y a las monjas Teatinas por todos los enfermos que han atendido durante éstos años.

El miércoles por la mañana, mientras Rafael y los jóvenes emprendían el camino de vuelta a casa en bici, Juan Pablo partía hacia Cotonou. 12 horas de viaje, con dos veces la carretera cortada por camiones accidentados y con un pinchazo. Y qué calor en Tanguieta y qué calor en Cotonu.

El jueves y el viernes, refrescó un poco el ambiente en Cotonu y Juan Pablo se dedicó a saludar a unos y a otros, a descansar un poco y a conversar con el mecánico que reparaba el coche. Ya por la noche del viernes, llegó Miguel Ángel Miranda que venía para acompañar a Juan Pablo en sus dos últimas semanas en Fô-Bouré y a para saludar a Mgr Martin en nombre de nuestro obispo de Calahorra al final de nuestra colaboración misionera entre las iglesias de Calahorra y N’Dali.

El sábado, de camino de vuelta a casa, Miguel Ángel y Juan Pablo saludaron a Clarise, nuestra novicia, y ya por la tarde llegaron a casa, con pinchazo también en el camino.

El fin de semana Fô-Buré ha estado lleno de gente por la celebración del nombramiento de cuatro nuevos reyes del pueblo, tres de los cuales son católicos. Miguel Ángel celebró la misa del domingo en Fô-Buré, y Rafael y Juan Pablo celebraron las misas con los últimos bautizos de ésta Pascua: en Borouborou, Gorobaani y en Seeru y Sonka, respectivamente.

Del 10 al 16 de Abril

El lunes día 10 de abril, tuvimos la reunión de catequistas y presidentes. Asistieron de todos los pueblos excepto los de la comunidad de Tumé. La reunión estuvo animada y con mucha participación de unos y de otros. Poco a poco, también fueron viniendo para sus vacaciones de Semana Santa nuestros tres seminaristas.

El martes 11, fuimos a la parroquia vecina de Sinendé para vivir allí, junto con nuestro obispo, con los compañeros sacerdotes, y con las religiosas y los fieles de allí, la Misa Crismal. Antest de la misa tuvimos la acostumbrada reunión del presbiterio diocesano. Una vez finalizada la misa, comimos juntos, antes de volver cada uno a su parroquia respectiva.

El Jueves Santo, Rafael celebró los oficios en Sonka y en Fô-Buré, y Juan Pabo estuvo en Seeru y en Siki. Por el momento, sigue siendo difícil que los parroquianos se reunan para éstas celebraciones a las que no están muy habituados y menos a las 4 de la tarde.

El Viernes Santo, a las 12 del mediodía, esperamos la salida de los jóvenes del instituto y de la escuela para realizar el Vía Crucis. Ya por la tarde, tuvimos los oficios de la muerte del Señor (Rafael en Tumé y Nareru y Juan Pablo en Gorobaani y en Wari).

La mañana del sábado 15, la aprovechamos para preparar los textos de la celebración de la tarde y Juan Pablo estuvo también ordenando y revisando todo lo que tenía en el despacho. Y a las siete de la tarde, comenzaron la primera de las dos Vigilias Pascuales que cada uno de ellos íba a celebrar ésa noche. Rafael en Kokabo y Siki, y Juan Pablo en Sakaru y Fô-Bouré. Entre la Vigilia Pascual, el Domingo de Resurrección y el segundo Domingo de Pascua, bautizaremos a 129 adultos, 10 matrimonios y 9 Primeras Comuniones. Y entre los nuevos bautizados, tenemos la gran alegría de bautizar a 4 adultos de la etnia Peul, en Siki.

El domingo celebramos la Resurrección del Señor en Moosi y en Wari (Rafael) y en Nareru y Tumé (Juan Pablo). Por cierto que tanto en Moosi como en Tumé, lo hicimos en las nuevas iglesias que hemos terminado de construir para remplazar a las anteriores en las que ya no cabían los fieles.

Del 3 al 9 de Abril

Juan Pablo comenzó la semana del 3 de abril en Kalalé, donde fue a saludar a los sacerdotes Saturnino y Johnson y al joven seminarista que está con ellos. Les agradeció todo lo compartido en tantos años de misión, especialmente a Satur, modelo de misionero enamorado de sus fieles y de la cultura. Allí, en Kalalé, recorrió con Satur toda su granja: gallinas, capones, conejos, cabras, ovejas, vacas y piscifactoría.

De Kalalé fue a comer a Buka, para saludar a Jesús Troconiz y a Ángel. Como siempre la acogida fue formidable y la comida buenísima. Y es que Jesús nos ha cuidado «y salvado» un montón de veces con su acogida, especialmente en los tiempos de Niki y Parakou. Ya al final de la tarde, Juan Pablo cenó en Bembereké.

El martes, tuvo lugar en casa de las monjas una nueva misión médica con los psiquiatras que nos visitan dos veces cada año. Visitaron a 136 enfermos, algunos de ellos graves. Juan Pablo de vuelta de Bembereké visitó las obras de las nuevas capillas en Moosi y Tumé y la ampliación de Seeru.

El miércoles, Rafael hizo su tradicional vuelta a Bembereké. Y ya por la tarde, los dos, estuvieron confesando en Siki. Por la noche, cayó la buena lluvia que esperábamos desde hace días.

El jueves 6, vino Léonard Goragui, sacerdote de Paraku, para preparar, durante tres días, a los 128 adultos que recibirán el bautismo en Pascua, y a los 9 que harán su primera comunión. A todas éstas celebraciones se añadirán 10 matrimonios.

El sábado, 50 jóvenes venidos de varias comunidades trabajaron a fondo para hormigonar el techo del nuevo hospital de día de las monjas de Fô-Bouré.

Y el domingo de Ramos, Léonard celebró la procesión y la misa en Fô-Buré, Rafael en Siki, Kokabo y Tumé, y Juan Pablo en Seerou y Sonka.

Del 27 de Marzo al 2 de Abril

Del lunes 27, hasta el viernes 31, Juan Pablo estuvo en Gogunu, en el norte del país en el centro de formación para nuevos catequistas baribás. 28 jóvenes, pasarán allí 8 meses para formarse en Biblia, Liturgia, Iglesia y dirección de comunidades. Éste año, hemos podido enviar tres jóvenes de nuestra parroquia. Uno de Gamagui, casado, que será bautizado en Pascua (su mujer acaba de tener un hijo y dentro de tres semanas irá a dicho centro; y dos jóvenes de la comunidad de Siki, un chico y una chica. Juan Pablo intentó explicarles los Libros Deuterocanónicos y los Hechos de los Apóstoles. Que calor hacía allí!

Entre curso y curso, aprovechó para ir a saludar a un antiguo compañero de la Diócesis de Parakou y que es obispo en Kandi, Clet. Al día siguiente, monseñor Clet le devolvió la visita viniendo al Centro de Formación, tal como marca la costumbre aquí: si tú visitas a alguien, éste tiene que devolverte la visita.

Rafael, mientras, en Fô-Buré, tuvo que hacer el trabajo de los dos, y continuó con las celebraciones penitenciales del tiempo de Cuaresma. El miércoles fue a Bembereké, y el jueves fue a Sinandé para seguir organizando el lunes de Pascua en bicicleta.

El sábado 1 de abril, Juan Pablo ya estaba en casa, y Rafael fue a la parroquia de Biró con los responsables de los monaguillos de nuestra parroquia y de la de Sinandé. A Fô-Buré llegaron los gendarmes de Sinandé, que a partir de ahora tendrán su cuartel en nuestro pueblo. De momento se instalarán provisionalmente en la antigua maternidad y después construirán su cuartel antes de la colina de la entrada.

El domingo 2 de abril, celebramos las misas correspondientes e intentamos seguir aquilatando los que se bautizarán ésta próxima Pascua. Ya por la tarde, Juan Pablo se fue hasta la lejana Kalalé (140 kilómetros, tres horas de viaje) para saludar a los sacerdotes de allí.

Del 20 al 26 de Marzo

El lunes 21, tuvimos el Consejo Parroquial. Los jóvenes de la parroquia cambiaron de presidente y ahora es Sabi Benjamin quien les representa en el Consejo. Sor Felicité también estuvo presente en nombre de las monjas. Cada uno fue aportando su visión sobre el funcionamiento de las comunidades. Se insistió en la buena elección de los que se vayan a bautizar en Pascua y la importancia de bien elegir los padrinos que podrán ayudar a los nuevos bautizados a bien seguir a Cristo. El tema del curandero de la región vecina de Wassa Maro sigue constituyendo un problema para la gente, y el consejo nos invitó a los sacerdotes a intentar explicar de nuevo la situación y los riesgos que dicho curandero puede ocasionar si se va a visitarle.

El miércoles, Rafael fue a Bembereké y Juan Pablo a Paraku. Allí estuvo con el Prefecto del Borgou (equivalente a un presidente de una Comunidad Autónoma) para presentarle las nuevas asociaciones que queremos constituir: Nim Buram, para el agua; Yam Deeraru, para los campos solares; y A n kperun tim kî, para las cooperativas de mujeres. También en Paraku intentamos registrar los terrenos y parcelas que tenemos en cada pueblo de la parroquia, pero nos dijeron que han cambiado el procedimiento y que ahora hay que presentar otra documentación. Y, creemos que por fin, conseguimos arreglar el aire acondicionado de uno de los coches.

El miércoles y el jueves, cayeron las pequeñas lluvias que harán que los mangos engorden y empecemos a comerlos. Estas lluvias, aunque muy pequeñas, harán también que las pistas que circulamos todos los días mejoren un poco, disminuyendo los montones de arena que tenemos que atravesar cada día. Rafael, por su parte, sigue recorriendo los posibles caminos para poder hacer la marcha en bici con los jóvenes en la próxima semana de Pascua.

Durante la semana, se han ido acercando los bautizados que quieren celebrar el sacramento del matrimonio. El sábado 25, con ocasión del final de funerales de la madre de nuestro catequista Bernard, recibimos varias visitas en casa de los trabajadores de la alcaldía de Sinendé, y entre ellos, nos saludaron el antiguo y el actual alcalde.

El domingo, las misas habituales, sin novedad y presentando los que se bautizarán en los próximos días de Pascua, y ya por la tarde, Juan Pablo se fue a Bembereké para disminuir el trayecto que el lunes le llevará hasta Gogunu para formar a los catequistas.

 

Del 13 al 19 de Marzo

El lunes 13, mientras Juan Pablo intentaba encontrar algunas partidas de nacimiento en la alcaldía de Bembereké, Rafael recogía en Gamagui a un joven gandó y en Siki, a otro joven, que son los que éste año van a prepararse como catequistas en el centro de formación que está al norte del país y en el que permanecerán durante 8 meses. Una tercera joven, se unirá a esos dos, al final de la semana.

Juan Pablo, celebró el lunes la misa en las monjas dominicas de Bembereké para despedirse de Sor Marlyse, que también cambia de destino: Va a Costa de Marfil.

En Fô-Bouré se dedican a fabricar el kuli kuli.

El martes, recibimos la visita de nuestro obispo, Monseñor Martin. Vino a charlar con cada uno de nosotros sobre el futuro de la parroquia y compartió la comida. Tenemos que felicitarle porque llegar hasta Fô-Bouré estos días es un auténtico peligro tal como está la carretera. Monseñor saludó al rey de Fô-Bouré antes de volver hacia N’Dali.

El jueves 16, Rafael fue a la parroquia vecina de Tobré para charlar con el párroco sobre la próxima visita que harán nuestros jóvenes en la semana de Pascua. En la parroquia hemos comenzado las celebraciones penitenciales de éste tiempo de Cuaresma. Ya por la tarde, Rafael asistió a la inauguración del nuevo almacén de cereal que ha sido realizado por la Cooperación suiza a las mujeres de Fô-Bouré.

El nuevo Hospital de Día de las monjas va tomando forma.

El viernes, ya por la noche, Rafael continuó con sus reuniones de jóvenes de Fô-Bouré y Siki en éste último pueblo.

El sábado 18, vino a la parroquia el Padre Vianney, joven sacerdote de nuestra diócesis a pasar el fin de semana con nosotros y a charlar con Juan Pablo para ver cómo puede poner en marcha la Caritas diocesana. Celebró, y confesó, en la misa de Seeru ese mismo sábado, y presidió la misa parroquial del domingo en Fô-Bouré.

Anteriores Entradas antiguas