¿El porqué de la misión?

El 9 de noviembre de 1986 comenzaba la Misión Diocesana de Fô-Bouré, en el norte de Benin.

Las Diócesis de Calahorra y Parakou establecían, a través de sus obispos monseñor Francisco Álvarez Martínez y monseñor Nestor Assogbá, un acuerdo de colaboración con tiempo indefinido, que se concretaba, en un primer momento, en el envío de un equipo de sacerdotes a la diócesis africana. El coordinador en estos inicios fue el delegado de misiones Gerardo Capellán.

El 23 de noviembre de 1992, el Consejo Presbiteral de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, presidido por don Ramón Búa Otero, ratificó el compromiso establecido, deseando que se vaya enviando sacerdotes para reforzar y continuar el equipo ya existente allí􏰁. Miguel Ángel Ezquerro impulsó este proceso como delegado de misiones.

Actualmente el equipo pastoral en Fô-Bouré está compuesto por dos sacerdotes riojanos, tres religiosas nativas y 45 catequistas en la nueva diócesis de N´Dali. Trabajan en la evangelización y desarrollo de una zona de 2.500 Km2 con una población actual de, aproximadamente, 75.000 habitantes. Entre los bariba, peul y gando – las tres etnias que habitan en la  zona – ayudan en la perforación de pozos, construcción de salas polivalentes, perfeccionamiento de los trabajos agrícolas, mejora del hábitat y de las condiciones sanitarias, servicio de ambulancia, formación de catequistas y monitores, carpintería y soldadura.

En la Misión Diocesana de Fô-Bouré, 6 sacerdotes riojanos han vivido con continuidad desde 1986;  otros  han estado de paso en estos 20 años, así como muchos colaboradores.  A todos se les abrió más el horizonte y se les ensanchó el corazón. Una Misión Diocesana en tierra de Primera Evangelización es una gracia para la diócesis que envía.

 

 

El domingo de resurrección de 1957, Pío XII firmó la encíclica “Fidei Donum” (El don de la fe). Su principal objetivo era la llamar la ateción de la Iglesia universal sobre la situación de África. El texto abrió nuevos horizontes misioneros en la Iglesia Católica.

Desde el corazón del Papa Pío XII brota la urgente llamada a toda la Iglesia a mirar al continente africano y a colaborar solidariamente, bajo el principio de la corresponsabilidad, con personal misionero y ayuda material. La éncíclica menciona el agradecimiento por el don de la fe recibida como base de un espíritu misionero reactivado. Igualmente alude al servcio a los laicos para quienes el trabajo misonero se presenta como una manera de compartir sus experiencias al servicio de la iglesia con los laicos de las iglesias jóvenes.

Un aspectos novedoso: el Papa pide a los obispos de las Iglesias Locales que autoricen algunos de sus sacerdotes diocesanos para que salgan de sus diócesis a las misiones en otras Iglesias Hermanas más necesitadas – no sólo para África, sino para todo el mundo, a toda la Iglesia -. Así nace la asociación de sacerdotes misioneros “Fidei Donum”, que fieles al espíritu de la encíclica, siguen hasta nuestros días con su espíritu solidario y misonero en diversas Iglesias Locales del mundo.

El Papa Juan Pablo II en su encíclica “Redemptoris Missio” dedicada a las misiones recuerda a los sacerdotes diocesanos la importancia de ejercer un servicio temporal a las Iglesias Jóvenes e invita a cada Iglesia Particular a la colaboración con las demás Iglesias para conseguir entre todos una mejor distribución del clero en el mundo.

La presencia de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño en África.

La experiencia diocesana como Misión Diocesana en África data desde el año 1962. En 2012 se cumplirán los 50 años de estancia en África.

En un primer momento fue en Rwisabi (Burundi) desde 1962 hasta 1985, donde ocho sacerdotes riojanos hicieron posible la misión: Gerardo Capellán, Juan Antonio Sáenz, Emilio Foncea, José Antonio Ruiz, Carlos Jiménez, Fernando Jiménez, Miguel Ángel Pascual y Jesús María Peña. En el año 1985 la guerra civil del país hizo que los misoneros riojanos fueron expulsados y obligados a dejar la misión.

Un segundo momento comenzo en el año 1986 donde la Diocésis riojana se comprometió con la Diócesis de Parakou en Benin y en concreto para la atención de la parroquia de Fô Bouré, la misión desde este año sigue abierta y por ella han pasado los sacerdotes: Jesús María Peña, José Andrés Pérez, Fernando Azofra, Miguel Ángel Miranda, así como el laico Alberto Fernández Malanda, hoy continuan en la misión los sacerdotes: Juan Pablo López Mendía y Luis Ángel Moral Astola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: